lunes, 7 de abril de 2014

LATERALIDAD Y APRENDIZAJE

consejos

LATERALIDAD Y APRENDIZAJE

Por Jordi Catalan Balaguer

En el estudio del desarrollo normal del niño se observan diferentes etapas. Cada una de ellas pasa a formar parte de la vertebración de la siguiente. La evolución  correcta  está  claramente  definida,  pero un  factor diferencial  en cada niño es la velocidad en la que se consigue completar cada una de las etapas. Los niños avanzan invirtiendo diferentes tiempos. Hay que respetar esta  realidad.  No  se  debe  homogeneizar  la  velocidad madurativa neurológica. Hay niños que están preparados para iniciar el proceso de la lectura y la escritura, mientras que otros, aún teniendo la misma edad, no lo
están.

La lateralidad es el proceso de organización cerebral más importante para poder afrontar con eficacia los aprendizajes de la lectura y la escritura.

La lateralidad permite tener una buena concepción del espacio, del tiempo, una buena integración de la información, tener una correcta memorización, evocación…  Poseer  una  buena  organización  lateral  es necesario  para  no cometer algunos errores frecuentes: inversiones en la escritura de números, cifras, letras o palabras, no saber colocarse a la  izquierda de la página para escribir un texto, no iniciar las operaciones matemáticas básicas por el lado derecho,  tener  dificultad  para  integrar  la  información,  recordar  los  datos estudiados,  expresar  con  orden,  por  vía  oral  y/o  escrita,  la  información aprendida…

Cuando  un  niño  tiene  dificultad  para  procesar  la  información  es conveniente  hacer  un  estudio  de  su  dominancia  lateral  o  mejor  aún comprobar que  el niño  tiene una correcta  organización lateral  para dar  el pistoletazo de salida al aprendizaje de la lectura y la escritura.

Hay  niños  que  tienen  una  lateralidad  tardía.  Inician  el  aprendizaje  de  los símbolos alfanuméricos antes de haber estructurado el predominio lateral.

Otros  tienen  lateralidad  contrariada.  Hacen  todas  las  actividades espontaneas  con  un  lado  y  escriben  con  la  mano  contraria.  Son  zurdos contrariados o diestros contrariados.

También  podemos  encontrar  niños  con  una  lateralidad desordenada.  No siguen  un  patrón  organizativo  unificado,  hacen  unas actividades  con  un lado y otras con el otro. No tienen ningún orden ensu actividad cognitiva.

Los niños con lateralidad cruzada se caracterizan por tener dominancia de una mano y usar el ojo contrario. Escribe con la derecha y mira con el ojo izquierdo  o  viceversa.  Estos  cruces  también  pueden  estar  presentes  en  la dominancia del oído y de la pierna.

Estos  son  los  trastornos  de  lateralidad  más  frecuentes,  aunque  no  los únicos.  Y  deben  ser  diagnosticados  con  acierto  para tratarlos específicamente y garantizar el buen aprendizaje futuro.

Para  poder  definir  con  certeza  la  dominancia  lateral  de  un  niño  es  muy importante  que  su  organización  prelateral  esté  bien estructurada.  Es fundamental  que  la  relación  hemisférica  esté  bien  establecida  y  que  la función visual sea eficaz. Desajustes visuales pueden falsear los resultados de una exploración lateral.

Iniciar el aprendizaje de los conocimientos académicos teniendo una buena organización lateral garantiza una correcta integración de los aprendizajes académicos básicos.




Para más información,
Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".