Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

domingo, 16 de marzo de 2014

EL MÉTODO TOMATIS PALIARÍA UN TERCIO DEL FRACASO ESCOLAR

“El método Tomatis paliaría un tercio del fracaso escolar” (Entrevista a Cori López Xamar en «La Contra» de La Vanguardia, 12.01.2011)
Publicado en Escuela con Cerebro

Presentamos una entrevista publicada hace ya más de un año pero cuyo contenido sigue teniendo interés para la neurociencia, ya que documenta con casos clínicos  y terapias con el método Tomatis la estrecha relación entre la música y algunas funciones del cerebro.
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110112/54099707610/el-metodo-tomatis-paliaria-un-tercio-del-fracaso-escolar.html
Alfred Tomatis (1920-2001) fue un otorrinolaringólogo francés que descubrió el poder que tenía la escucha de la voz o de la música en la conducta, en las emociones y en la inteligencia de las personas. Ideó un aparato (el oído electrónico) que permitía amplificar la frecuencia sonora que un individuo había dejado de escuchar por una disfunción auditiva causada por diferentes factores (ambientes pobres de estímulos auditivos, estrés emocional y sobre todo traumas psicológicos.). Las grabaciones de voces (como las de la madre, que tiene un alto poder de relajación tanto en el feto como en el bebé) o músicas (como las de Mozart o el Canto gregoriano por ser sus ritmos y tiempos semejantes a los fisiológicos humanos) con esos registros sonoros que se hacían escuchar a los pacientes activaban las zonas cerebrales de la escucha y al cabo de un número determinado de sesiones el paciente recuperaba la capacidad de escuchar las frecuencias que había quedado inhibida.
Pero lo más sorprendente de esta terapia es el efecto psicológico que trae consigo la recuperación de la capacidad de escucha. Se observó que los pacientes mejoraban su estado anímico y servía como un eficaz ansiolítico para combatir algunas disfunciones conductuales, como los tics o la timidez compulsiva, e incluso algunas depresiones y psicosis. Incluso se ha mostrado su eficacia para combatir el fracaso escolar, ya que mejora las competencias linguïsticas de los alumnos (comprensión verbal y lectora), facilitando con ello el aprendizaje de las materias escolares, tal como se ha documentado en los paises en que se ha aplicado, como es el caso de Estados Unidos y Polonia.
En relación a estos cambios neurofisiológicos, cabe decir que existen muchos detractores del llamado “efecto Tomatis”, así como de la cientificidad del programa terapéutico denominado audiopsicofonologia, tanto por parte de psicólogos como de psiquiatras, que prefieren hablar de un “efecto placebo”. Así, desde que la psicóloga estadounidense Frances Rauscher, de la Universidad de California, y el neurobiólogo Gordon Shaw, de la Universidad de Wisconsin, descubrieran el “efecto Mozart” en una investigación publicada en la revista Nature el 1993, en la que se llega a la conclusión que la escucha de la Sonata para dos pianos en re mayor K.448 de Mozart potencia el razonamiento espacio temporal y mejora transitoriamente el coeficiente intelectual, se pudo establecer una analogía con el “efecto Tomatis”. Sin embargo, recientes investigaciones dirigidas por Jakob Pietsching, de la Universidad de Viena, publicadas en la revista Intelligence el 2010, han desmentido el “efecto Mozart” al no hallar ninguna  evidencia empirica de tal efecto positivo sobre las habilidades cognitivas y el coeficiente de inteligencia.
No obstante, existen otras investigaciones que han demostrado que la escucha de Mozart y otros compositores modulan estados de alerta y reposo e inducen estados emotivos, observándose cambios metabólicos en el cerebro, como el aumento de calcio y dopamina. Citemos aquí, a título de ejemplo, los estudios de los neurocientíficos Robert Zatorre y Daniel Levitin, de la Universidad McGuill de Montreal, cuyo análisis merece una nueva entrada por sus sorprendentes resultados con niños menores de 3 años, y que constatan el “efecto Mozart” y por extensión el “efecto Tomatis”. Paradojas del progreso científico.
Para saber más:
Documental sobre el método Tomatis, conducido por Helga López, directora del centro preescolar Proyecto Winnie, en Bogotá, Colombia. Se presenta en tres partes:
Parte 1:

Sobre la Dra. Cori López Xamar:
Sobre el método Tomatis:
Cori López Xamar, “El método Tomatis” (Extracto de su curriculum vitae)
Vanessa Tineo Guerrero, “El método Tomatis y Mozart


Para más información,