Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

lunes, 15 de septiembre de 2008

PROBLEMAS VISUALES EN EL DÉFICIT DE ATENCIÓN


A continuación copio un extracto del capítulo "Casos clínicos representativos" del libro "Los trastornos de la atención y la hiperactividad. Diagnóstico y tratamiento neurofuncional y causal" del doctor Jorge Ferré Veciana, del Instituto Médico del Desarrollo Infantil.

En él, Ferré explica cómo una disfunción en el sistema ocular puede derivar en problemas de atención e hiperactividad. También ocurre que el desorden neurológico que provoca el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA-H) suele ser así mismo causa de un mal funcionamiento ocular que incide muy directamente en el rendimiento escolar. Para más información podéis entrar AQUÍ.

... todos los problemas de visomotricidad anómala, la desorganización de la capacidad de acomodación y los problemas que producen un déficit binocular siempre interfieren el desarrollo de la atención...
... aconsejamos estar especialmente alerta en este tema y, ante la más mínima duda, acudir a un optómetra para que haga una revisión preventiva del funcionamiento del sistema visual.

Cuando observamos que un niño no adapta bien el movimiento al espacio que le rodea, sufre con frecuencia pequeños accidentes, golpes, caídas que hacen pensar que no calcula las distancias, le lloran los ojos, le molesta la luz, cierra un poco los párpados cuando mira lejos o cuando, simplemente, se trata de un niño que ni se arrastró ni gateó, no es necesario que haya organizado un cuadro de T.D.A. para que acuda a un especialista en optometría funcional (o comportamental) para que realice una valoración de cómo está desarrollando las capacidades y las habilidades visuales.

Un porcentaje elevado de niños con T.D.A. que hemos tratado en veinte años de historia profesional, se ha resuleto tratando el problema sensorial que los provocaba.

Queremos aclarar que, en general, el oculista es el médico del sistema visual, mientras que el optómetra es el especialista en función visual.

Cuando hablamos de problemas visuales en la infancia, a este respecto, nos referimos a problemas funcionales.

Aclaramos este punto porque muchos niños, diagnosticados de T.D.A. de causa desconocida, pueden tener problemas de función visual, aunque el oculista haya descartado patología importante.

*LISTADO DE OPTOMETRISTAS COMPORTAMENTALES



Para más información,