Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.
Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".


miércoles, 7 de mayo de 2008

¿POR QUÉ ES FUNDAMENTAL EL ARRASTRE?


Escrito por Mª Ángeles García Morán, Licenciada en Psicología Infantil y especialista en Estimulación Temprana


Como ya sabes, el desarrollo cerebral e intelectual de tu pequeño depende en gran medida, de la cantidad y calidad de los estímulos que reciba. Así pues, el desarrollo de su inteligencia está vinculado también, de forma determinante, al ejercicio de las funciones motrices del cerebro (arrastre, gateo, caminar...). Es absolutamente necesario que el pequeño se ponga en marcha desde que nace ya que es muy importante afrontar y ejercitar dos etapas fundamentales, el arrastre y el gateo, siguiendo los pasos adecuados.


El arrastre propiamente dicho (es decir, desplazarse rozando con el cuerpo en el suelo) suele iniciarse alrededor de los 6-7 meses y debe considerarse el mayor logro en el área de la movilidad ya que, gracias a él, el bebé deja de ser dependiente del entorno para alcanzar objetos y buscar nuevos estímulos por si mismo.


No obstante, el bebé es capaz de desplazarse cuando está boca abajo desde el momento del nacimiento. Piensa en las veces que has encontrado a tu pequeñín tocando con su cabecita el extremo de la cuna después de dejarlo dormido en otra posición.


Cuando está despierto, es importante no desperdiciar ninguna ocasión para que se ponga en marcha: en la medida que te sea posible ponlo sobre una superficie plana y dura para que sus movimientos, que en un principio son reflejos, se vayan coordinando de manera consciente para conseguir el desplazamiento, aunque al inicio sólo sean unos poquitos centímetros.


Las oportunidades de arrastre deben ser frecuentes y cortas, respaldadas siempre por tus palabras de ánimo y caricias que premien el esfuerzo que el bebé realiza. Después, y de manera gradual, irás alargando las distancias y también el tiempo de estancia boca abajo.


No te alarmes si tu bebé no se arrastra antes de gatear, hay un muchos niños que eluden esta etapa pero la ejercitan a partir de los 2-3 años mientras juegan en el suelo (pasando por debajo de las sillas, rebozándose en la arena de la playa, etc.)


El arrastre ayuda en la coordinación de los hemisferios cerebrales


El arrastre comporta numerosos beneficios para el bebé. En primer lugar, la posición típica del arrastre le facilitará desarrollar y muscular la zona cervical al intentar levantar la cabeza y apoyarse sobre sus manos con los brazos estirados o sobre los codos cuando tiene los brazos flexionados en ángulo recto (ésta es la posición más cómoda para ellos y la que les facilita manipular los objetos que están al alcance de sus manos mientras mantienen la cabeza erguida sin cansarse).

Además, el arrastre implica el avance en patrón cruzado: se mueve utilizando su brazo derecho y su pierna izquierda para empujarse hacia delante; simultáneamente mueve el brazo izquierdo y la pierna derecha hacia delante para soportar su peso sobre ellos como preparación para el siguiente movimiento.


Avanzar en patrón cruzado implica, y a la vez ejercita, la coordinación entre los dos hemisferios cerebrales. El hemisferio derecho controla los movimientos y sensaciones de las extremidades izquierdas y el hemisferio izquierdo controla los movimientos y sensaciones del lado derecho de nuestro cuerpo. Cuando los dos hemisferios trabajan de manera coordinada quiere decir que su mano izquierda (hemisferio derecho) sabe lo que hace su mano derecha (hemisferio izquierdo) y por tanto puede, por ejemplo, pasarse cosas de una mano a otra sin que se caigan.


Así pues, cuantas más oportunidades tenga el pequeño de moverse en el suelo, más posibilidades damos a sus dos hemisferios cerebrales para ejercitarse y desarrollarse plenamente lo cual favorecerá su desarrollo intelectual y la posibilidad de pasar a la fase siguiente: el gateo.


Pónselo fácil antes de empezar


  • A veces un buen arrastre empieza de la manera más insospechada: en los primeros meses al bebé le gusta también estar boca arriba (posición supina) para contemplar su entorno, mover brazos y piernas de manera descoordinada, y porque no, jugar con sus manitas y pies. En esta posición podemos aprovechar para enseñarle algunos ejercicios previos que pueden ayudarle a arrastrarse mejor. Por ejemplo, girar sobre sí mismo y pasar de boca arriba a boca a bajo y viceversa. Esto le ayudará a desarrollar su equilibrio, obtener estabilidad en sus movimientos y también a cambiar de posición de manera voluntaria

  • Hazle pedalear. ¿Cómo? Coloca las palmas de tus manos apoyadas en sus piececitos. Ya verás como empezará a extender y doblar las piernas rítmicamente. Entonces, presiónale los pies de manera alternativa lo suficiente para que ejerza una fuerza para rechazar tu mano. Derecho, izquierdo, derecho, izquierdo... como ir en bicicleta


  • Las abdominales, lo primero. Una buena fuerza de su musculatura abdominal es esencial para coordinar los movimientos de las piernas y del tronco. Para conseguirla, haz un simple ejercicio que encantará a tu bebé. Ponlo tumbado boca arriba encima de tus piernas. Sujétalo por sus manos y, tirando de ellas, acércalo hacia ti poquito a poco hasta tenerlo en posición sentado frente a ti. Ya verás como, a la vez, levanta las piernas. Esta posición en "V" es lo que fortalece sus pequeñas abdominales. Repítelo varias veces al día
  • Alarga la manita. Pon su juguete preferido delante de él pero a una altura que le obligue a estirar un brazo mientras se apoya en el otro. Cambia el objeto de posición para que estire y ejercite los dos bracitos alternativamente.

¡Cuerpo a tierra!


La mejor motivación para un bebé es un "ejemplo honesto" (como dice Glenn Doman) por parte de los padres. No dudes en estar junto a tu hijo en el suelo y, con mucho amor y paciencia, disfrutar juntos de cada logro, de cada sonrisa y de cada momento.


Para que tu bebé disfrute con el arrastre y obtenga todas sus ventajas, además, debe sentirse cómodo:


  • Es importante no ponerle mucha ropa (pañal y camiseta que le deje al aire codos, antebrazos, rodillas y pies) que le facilite el movimiento y aumentar la temperatura ambiente para que no coja frío.


  • Las condiciones favorables son: suelo plano y duro que no le ofrezca mucha resistencia en un inicio ni que resbale demasiado (madera, hule, espuma dura). Es importante que esté limpio, seguro (sin obstáculos, enchufes, etc.) y que sea liso.


Para ponérselo más fácil...


  • Cuando el niño intenta arrastrase moviendo el brazo y la pierna del mismo lado, gira en círculo sobre si mismo y no avanza. Esta situación es normal en un principio. Para ayudarle puedes construir con distintos objetos una pista en línea recta que le obligue a moverse y avanzar en una sola dirección. Ponle objetos atractivos frente a él a cierta distancia para motivarlo pero no fuera de su alcance pues se desentendería de ello.


  • Puedes ponerle zapatos con suela gruesa de goma para que le sirvan de punto de apoyo y se agarre bien al suelo para impulsarse.


  • A menudo tenemos que ayudarles apoyando nuestras manos en las plantas de sus pies para que las usen de punto de apoyo pues con sus movimientos reflejos no tocan el suelo y no pueden avanzar.


  • Si podéis estar los dos progenitores en el suelo jugando con él aprovechar a enseñarle a avanzar en patrón cruzado estirándole la mano derecha y flexionando la pierna izquierda, y luego la mano izquierda y la pierna derecha a lo largo de varios metros. Es importante hacer este ejercicio cuando el niño ya se desplaza flexionando sus dos brazos a la vez y luego sus dos piernas a la vez.


  • Si a pesar de todo no conseguimos que avance, es interesante situarlo en una pista o tablón grueso con cierta inclinación. Esto hará que la propia gravedad le obligue a avanzar sus manos alternativamente para mantener la estabilidad y equilibrio. Sus piernas se moverán compensando y equilibrando el avance hasta llegar al final de la pista. Poco a poco aprenderá que arrastrarse es muy divertido.

35 comentarios:

Strellaideal dijo...

Muy interesante, gracias por su información es justo lo que estoy trabajando con mis alumnos..me dio nuevas ideas :)

Rosina Uriarte dijo...

Me alegro mucho de que te sea útil. No dejes de leer las entradas sobre el gateo, seguro que también te interesan.
Saludos,
Rosina

Anónimo dijo...

Hola tengo una bebe de 8 meses y no le gusta estar boca abajo,por el temor a la muerte subita en los bebes no la acostumbre a dormir boca abajo y ahora me cuesta mucho, llora y se voltea, he tratado de hacer los ejercicios pero ni bien la volteo llora, debo dejarla sino quiere estar boca abajo o seguir practicando asi llore?espero me puedas ayudar, gracias

Rosina Uriarte dijo...

Hola,
no te diría que hagas a tu hija pasar un mal rato, pero creo que porque proteste un poco no debes poner en juego su desarrollo. Tiene edad para estar arrastrándose ya. Si la acostumbras a estar en el suelo un poquito más cada día, ya no protestará, se volverá más autónoma y se desarrollará como es de desear.
Es muy importante que lo intentes, insiste. Sobre todo si sabes que a tu hija no le hace ningún mal estar boca abajo, no le duele nada... no te agobies tanto porque proteste.
Saludos,
Rosina

Anónimo dijo...

Muchas gracias Rosina , lo sigo intentando y creo va mejor!!saludos

Rosina Uriarte dijo...

¡Qué bien! ¡Cómo me alegro! Sigue así...

Rocio Martinez dijo...

Hola, desde México... felicidades y gracias por el Blog, es muy interesante... tengo un Bebé de 11 meses, aún no comienza a gatear, de hecho, cuando lo pongo boca abajo, se gira para quedar acostado otra vez. Me preocupa un poco porque está grande, aunque su pediatra dice que está bien de peso acorde con su talla. Qué ejercicios puedo hacerle para que ejercite sus brazos y aguante su peso sin lastimarse?

Rosina Uriarte dijo...

Hola Rocío,
anima a tu bebé a que pase todo el tiempo posible boca abajo en el suelo. Pónte tú también a su altura y juega con él. Pónle algún jueguete atractivo a cierta distancia para que se arrastre hacia el mismo.
Es importante que antes de gatear el niño se haya arrastrado.
También puedes ejercitar su fuerza en los bracitos y las piernas poniéndole a cuatro patas y balanceándole desde su cintura, hacia delante y hacia atrás. Este es un ejercicio que realizan los niños de forma natural antes de gatear. Practícalo con él todos los días, cada día un poco más.
Si le cuesta mantener su cuerpecito sobre los cuatro apoyos, puedes ayudarle sujetándole desde la barriguita o con una toalla enrollada y debajo de su cuerpo, tú la sujetas desde arriba y le ayudas a gatear.
Prueba con una almohada o un cojín en forma de rodillo debajo de su tórax, esto le ayudará a mantener el peso hasta que sea capaz de hacerlo solito y acabe desplazándose.
Guíale las piernitas desde detrás si aguanta el peso de su cuerpo, para ayudarle a avanzar gateando.
Y si aún no se arrastra. Cuando esté boca abajo debes ponerte cerca para no dejarle que se dé la vuelta. Y desde detrás, dobla una piera y empuja con la palma de tu mano la planta de su pie para que vea cómo puede desplazarse con el cuerpo pegado al suelo. Luego vuelve a realizar la misma operación con la otra pierna y pie.
No te olvides de hacerlo todos los días siempre que puedas, pero como un juego y felicítale mucho sus logros.
Suerte,
Rosina

Anónimo dijo...

Hola Rosa.Tengo un bebe de 11 meses, no le gusta estar boca abajo,se apoya en los brazos y se levanta pero no levanta las rodillas. Se desplaza sentada y haciendo fuerza con las piernas osea se arrastra y creo que como asi llega a todo no le gusta estar boca abajo.¿Deberia de seguir intentando que gatee boca abajo?. Un saludo y felecidades por el blog.

Rosina Uriarte dijo...

Hola,
ya que me lo preguntas te conestaré que SÍ, que me parece que debes seguir intentando que gatee sobre los cuatro apoyos (manos y rodillas) pues está el futuro de tu hija en juego.
El gateo es un momento evolutivo y de desarrollo esencial en el niño. Si se salta pueden quedar muchas cosas sin terminar de desarrollar adecuadamente como es la visión o la comunicación entre ambos hemisferios cerebrales (tienes información sobre los beneficios del gateo en este blog, mira en el índice de temas).
El hecho de que un niño no gatee no quiere decir que vaya a tener problemas, pero casi con seguridad, si no los tiene, sí que tendrá dificultades que harán que muchas tareas sean más difíciles y que tenga que realizar un mayor esfuerzo para lograr el mismo resultado que sus compañeros. Porque su desarrollo no ha sido el adecuado y han quedado lagunas.
Para estimular el gateo es importante poner al bebé sobre el suelo todo el tiempo posible pues ha de tener muchas oportunidades para ejercitar y experimentar con su movilidad y autonomía.
Pero no es bueno dejarle sola si ella no se siente a gusto en esa posición, habría que colocarse a su misma altura poniéndote tú también a gatas y animándola para que se desplace y coja un juguete que se encuentre a cierta distancia.
Si protesta llorando, haz que aguante un poquito solamente, y cada día un poquito más... No le pasará nada a no ser que haya algo que le impida a la niña estar boca abajo. Normalmente simplemente protestan porque prefieren estar en otra postura, pero mientras no le duela algo o tenga algún problema no le pasará nada por que la dejes un momento en esa postura.
Puedes ponerla sobre sus cuatro apoyos (manos y rodillas) y mecerla hacia delante y hacia atrás, esto es algo que hacen los bebés de forma natural y les ayuda a coger fuerza para poder gatear. Además, los movimientos rítmicos suelen resultarles agradables.
Para mantenerla en posición de gateo puedes sujetarla desde la tripita o ponerle una toalla alrededor de la misma y sujetarla desde arriba.
También puedes probar a ponerle un cojín o una almohada pequeña debajo del tronco para que la ayude a auparse un poco y colocar rodillas y manos en el suelo.
Es importante que juguéis gateando, pasando debajo de sillas o haciendo carreras para que ella lo vea como un juego y quiera participar. Se pueden incluso hacer túneles o casitas en las que haya que entrar a gatas (con dos sillas y una sábana).
Si una persona sujeta a la niña, la otra puede mover sus piernitas desde atrás para ayudarla a avanzar hasta que lo haga ella solita.
Recuerda ponerle algo interesante delante, a una pequeña distancia, que le sirva como meta para desplazarse.
Espero lo consigáis, sería muy bueno que gatease antes de ponerse a caminar.
Saludos,
Rosina
t

Anónimo dijo...

Muchas Gracias.Nos ha sevido de mucho,la verdad es que estaba empezando a pensar que me estaba obsesionando con el gateo y que la niña lo estaba aborreciendo porque se sentia frustrada ya que en esa postura no conseguia nada y si algo he tenido siempre claro es que era muy importante el gateo. Lo pondremos en marcha y te seguire contando.Un saludo Rosina y muchas gracias.Esti.

TRIANA dijo...

intersantes toda la informacion acerca del arrastre y el gateo

EMMA dijo...

hola! tengo un bebe de casi 8 mese y se arrastra desde los 6 pero solo usa la pierna derecha, los brazos tambien pero no usa la pierna izquierda, solo cuando le es imposible usar la derecha, es decir, la puede usar perfecto pero no lo hace. Otra cosa es que puede gatear tambien pero no lo hace, da unos gateos y se pone de barriga otra vez para arrastrarse, pero no le cuesta nada de trabajo hacerlo. ¿Me podrias ayudar?

Rosina Uriarte dijo...

Hola Emma,
cualquier asimetría corporal es una señal que debe ponernos en alerta pues supone también una asimetría entre ambos hemisferios cerebrales que no trabajan al mismo nivel conjuntamente.
Debes estimular la pierna izquierda y todo el lado izquierdo de tu bebé de todas las formas posibles: masajes con las manos, con esponjas, cepillos, diferentes texturas, mueve su piernita... Se trata de estimular el hemisferio derecho cerebral para que se active como lo está el izquierdo.
El bloqueo o poca activación de uno de los dos hemisferios puede llevar a diversos problemas de aprendizaje en el futuro pues para poder funcionar adecuadamente en las tareas escolares es necesario que ambos hemisferios trabajen conjuntamente y muy bien comunicados.
Es por esta razón (la activación y comunicación de ambos hemisferios) que es imprescindible que el niño llegue a gatear en patrón cruzado (pierna derecha con brazo izquierdo y viceversa). Pero de momento debes conseguir que tu niño utilice su pierna izquierda.
Pónte detrás de él cuando se arrastra y ve empujando su piernita izquierda: se la doblas y pones tu mano en la planta de su pie, así le das un pequeño empujón o esperas a que él mismo haga fuerza con esa pierna y acabe incorporándola al patrón del arrastre.
Si no lo consigues y sigues viendo asimetrías en la forma en que se mueve tu hijo, convendría que visitaras a un buen experto en neurodesarrollo infantil. Te aconsejo al doctor Jorge Ferré en Sitges (Barcelona):
http://www.jorgeferre.com/index.php
Saludos,
Rosina

EMMA dijo...

Muchas gracias por tu respuesta, con tus explicaciones pude entender mejor el problema para buscar una mejor solución.

meili dijo...

hola, mi bebe tiene 6 meses y ya gatea sin problemas, mi duda es si debo dejarlo gatear en el piso por que esta frio, pues estamos atravesando los meses de invierno y a mi bebe ya no le ajusta ni el corral ni la cama para gatear...
agradezco sus respuestas, mi correo es flor.negra_@hotmail.com

Rosina Uriarte dijo...

Hola Meili,
el suelo es fundamental para el desarrollo de un niño. Es donde puede moverse, desplazarse, explorar, tener experiencias con la distancia, la profundidad...
Limitar los ratos en los que el niño puede estar en el suelo es limitar su desarrollo acotando su espacio y sus movimientos.
Una cama o un corralitos no son lugares para gatear.
Haz del suelo un lugar cómodo y cálido en la medida de lo posible para tu hijo (con una alfombra o una moqueta) y si no puedes, abrígale bien al niño, que seguro que no le va a importar el frío.
Saludos y feliz navidad,
Rosina

Lulet dijo...

Rosina
Muy interesante todo el blog. Estuve leyendo todo sobre el gateo, ya que mi hijo acaba de cumplir los 8 meses y está empezando a arrastrarse... aunque para atrás.
Si bien le pongo los juguetes delante y lo estimulo para que avance solo va para atrás.
Qué puedo hacer para ayudarlo? Tengo que estimular el gateo o simplemente ponerlo en el suelo a jugar y dejar que el aprenda?

Rosina Uriarte dijo...

Hola Lulet,
no te preocupes. Tu hijo seguro que empezará a arrastrarse hacia delante pronto, es natural que antes lo haga hacia atrás.
Para ayudarle, ponle algo atractivo delante y empújale desde atrás en la planta de su pie con la pierna doblada. Así se dará cuenta de que si hace fuerza en el pie podrá avanzar.
Déjale en el suelo todo el tiempo posible para que tenga todas las oportunidades que neceiste para el desarrollo de su movilidad.
Saludos,
Rosina

Lía dijo...

me encanta el enfoque cemedete del dr Moya, lo compato 100%, saludos Lia arboleda

Rosina Uriarte dijo...

Hola Lía,
son muchas las personas que están de acuerdo contigo. Quienes conocen el método hablan muy bien de él.
Gracias por tu aportación.
Saludos,
Rosina

stela dijo...

Hola Rosina:
me encanta el blogg, muchas gracias por compartir tanta información. Te escribo porque tengo un bebé de 13 meses, y no consigue gatear, lo que hace es "culetear" es decir, sentado apoya ambar manos juntas en el suelo y con las piernas recogidas va arrastrando el culete. Creo que siempre ha ido algo retrasado en su desarrollo motor, ya que hasta los 9 meses y medio no se mantuvo sentado, a pesar de que casi desde el nacimiento, ha estado en el suelo, primero en la mantita de actividades y desde los 6 meses en el suelo que es de madera. Practicamos lo ejercicios, el pedaleo, el balanceo a cuatro patas, ...., pero nada, sigue culeteando. Desde esa posición se agarra a los muebles y se pone en pie, aunque no se mantiene sin agarrarse. Mi familia me dice que me olvide del gateo que lo que tiene que hacer es caminar (sus primos no gatearon porque les ponían en taca-taca yo me niego a que pongan al mío). Yo no me resigno a que no gatee, porque sé lo importante que es para su desarrollo. ¿Qué más puedo hacer?¿debo llevarle a que le estimulen profesionales?¿está retrasado en su desarrollo?. Muchas gracias por tu tiempo. Un saludo.

Rosina Uriarte dijo...

Hola Stela,
creo que debes aprovechar el tiempo antes de que camine (esto lo va a hacer seguro como todos los niños, pero el gateo es un momento que no vuelve y se pierde si no se completa).
Juega a gatear con él, ponle sobre sus cuatro apoyos sobre el suelo y mécele suavemente hacia atrás y delante. Así ejercitará sus brazos y cogerá fuerza (también ejercita reflejos como el de "paracaídas" que hace que sus brazos protejan su cara, esto es posible que no lo tenga cuando comience a caminar si no ha gateado y caerá con su carita en el suelo).
Acompaña sus piernitas por detrás para que gatee correctamente. Juega a hacer circuitos por la casa pasando por debajo de mesas, sillas, túneles hechos con mantas y sábanas en sillas y mesas... Haz del gateo un momento familiar para que el niño disfrute de él y tenga la oportunidad de gatear antes de caminar.
Aún cuando comience a caminar, podéis seguir jugando a gatear todo el tiempo posible como una actividad familiar.
Espero lo logréis.
Saludos,
Rosina

stela dijo...

Muchas gracias por tu respuesta Rosina,eres muy amable; ahí estamos todo el día gateando con el bebé. Figúrate que mi marido, que no gateó porque le pusieron en el taca hasta que salió andando, ahora ha aprendido (al principio le costó) para poder gatear con nuestro hijo! Espero que lo consigamos. De nuevo, gracias!

giordanna marquez dijo...

hola mi bebe nacio de 34 semana el cual la terapia para ellos es mas forsada, a parte tienen que llevar el peso de dos edades la cronologica y la corregida asi que las exigencias para ellos son mayores ahora tiene 7 meses el se mantiene solo pero no se sienta solo a parte tiene un poco de hipertonia, no lo ponia mucho en el suelo pero he visto que es necesario para su desarrollo, tambien veo que cada bebe sea prematuro o a termino tiene su desarrollo individual, lo importante es el tiempo que uno le dedique para sus terapias

Rosina Uriarte dijo...

Hola Stela,
gracias por tu comentario y enhorabuena por el entusiasmo al gatear con el niño. Será muy bueno para todos.

Hola Giordanna,
tu niño es muy joven para sentarse solito. Esto suele ocurrir cuando el niño se ha arrastrado y está ya en la fase del gateo o previa al mismo.
Pon a tu niño en el suelo todo el tiempo posible y estar con él acompañándole para que no se empeñe él en estar "arriba" para estar con vosotros.
Ponle boca abajo y boca arriba y ayúdale a girar hacia un lado y hacia el otro (muy importante que lo haga en ambas direcciones).
También ayúdale a arrastrarse poniéndole boca abajo y empujando una de sus pies con la pierna doblada para qaue avance un poco. Luego doblas la otra pierna y empujas desde su pie.
Cuando se haya arrastrado lo suficiente, él mismo se pondrá a gatear.
Entonces podreis ayudarle poniéndole sobre manos y rodillas y meciéndole hacia delante y hacia atrás suavemente.
Estas fases son las más importantes de su desarrollo pues sientan las bases de todo lo que está por venir.
Espero lo logréis.
Saludos,
Rosina

Ira dijo...

Hola,

Mi bebe tiene 8 meses recién cumlidos, y no gatea, estoy intentando jugar con ella en el suelo, o en el puzzle de goma, pero no le gusta nada, se desespera, no se que hacer para estimular el gateo.

Saludos, Ira

Rosina Uriarte dijo...

Hola Ira,
antes de gatear los niños necesitan tener muchas experiencias en el suelo.
Han de ser capaces de darse la vuelta de estar boca arriba a boca abajo y luego al revés.
También tiene que haberse arrastrado el tiempo suficiente.
Por esto, lo que debes procurar es que la niña esté en el suelo todo el tiempo posible.
Si al principio protesta, tenla el tiempo que aguante e intenta que logre estar sobre el suelo cada día un poco más de tiempo.
Anímale a rodar de tumbada boca arriba a boca abajo para que pase un rato en esta posición.
Ponle juguetes atractivos delante para que ella intente desplazarse para cogerlos.
Y no corras a "socorrerla" porque proteste cuando intenta moverse. Porque es lógico que la niña se queje pues se siente frustrada pues quiere moverse y aún no puede. Y protestar es su manera de manifestar esta frustración. Pero es precisamente esto lo que la llevará a esforzarse por lograrlo. Y si los padres corremos a cogerlos en brazos o sentarlos, jamás tendrán los niños la oportunidad de superarse y de lograr un desarrollo adecuado.
Si a la niña no le pasa nada por estar en el suelo, si no sufre por ello, déjale que vaya acostumbrándose a estar en el mismo, el suelo dicen que es el "gran maestro del aprendizaje". Y es así no sólo para el aprendizaje del movimiento del cuerpo, sino para todos los demás aprendizajes que vienen después y dependen del mismo, incluido el aprendizaje escolar.
Hay mucho en juego y conviene intentarlo.
Saludos,
Rosina

Ira dijo...

Muchas gracias!

Liliana Garcia dijo...

Hola, encontre tu blog buscando si es normal que mi hijo de 6 meses se arrastre sentadito, no le gusta estar boca abajo pero sentado se mueve para alcanzar sus juguetes. Sera que mas adelante podra gatear?

Rosina Uriarte dijo...

Hola Liliana,
desplazarse sentado NO es arrastrarse. Para arrastrarse el niño debe estar tumbado boca abajo y moverse en patrón cruzado (cuando mueve el brazo derecho, mueve a la vez la pierna izquierda y viceversa).
No es aconsejable permitir que un niño se desplace sobre su culete. Esto ocurre porque sentamos a los niños cuando no están preparados para hacerlo. Están preparados para ello cuando son capaces de hacerlo por sí mismos. Pero sentamso a los niños pronto y de esta manera los inmovilizamos impidiendo que tengan un desarrollo normalizado y deseado.
Un niño sentado antes de tiempo no sabe colocarse en ninguna otra postura, depende de los adultos para moverse o explorar el mundo, y como mucho, la única opción que tiene de moverse es sobre el trasero.
A los niños no les gusta estar boca abajo porque es una posición nueva para ellos, no están acostumbrados porque les hemos tenido sentados.
Seguramente no le pase nada malo por estar boca abajo, por esto pienso que deberías ponerle boca abajo todos los días varias veces al día. Un rato solamente, no se trata de que coja un berrinche. Pero tampoco se le debe coger inmediatamente por el hecho de que proteste (los niños no saben hablar aún y protestan llorando, el hecho de que lloren no quiere decir que sientan dolor o malestar).
Si le impides estar boca abajo limitarás su desarrollo. Y el desarrollo es como una cadena, una etapa sigue a la anterior y antecede a la que le sigue. Si faltan eslabones en la cadena, ésta no será fuerte y no podrá garantizar que todo vaya a ir bien en el futuro desarrollo.
Las etapas del movimiento en el suelo en el primer año de vida son un requisito indispensable para que el niño cuente más adelante con todas las herramientas que pueda necesitar para estar sentado en clase, para prestar atención, para aprender a leer y escribir o matemáticas con facilidad y de forma eficaz.
De la actuación de los padres depende muchas veces el desarrollo de los niños. No se trata de que los padres realicemos un programa de estimulación ambicioso ni hagamos nada que no sea natural. De lo que se trata y lo más importante, la mayor responsabilidad que tenemos los padres es NO evitar el desarrollo natural en el niño. NO impedirlo.
Por este motivo, el mejor consejo es no sentar a un niño hasta que él mismo logre sentarse (lo hará cuando se haya arrastrado y gateado lo suficiente).
Recuerda: si sientas a tu hijo lo clavarás en esa postura y le impedirás experimentar con su cuerpo en las etapas más importantes del desarrollo motor.
Pon a tu hijo boca abajo aunque proteste, no le pasará nada y en pocos días se habrá acostumbrado y ya no protestará. Empezará a desplazarse arrastrándose y más adelante gateando. Esto favorecerá su desarrollo físico e intelectual.
Puedes leer sobre la importancia del arrastre y el gateo en este mismo blog. Son etapas esenciales para el desarrollo cerebral de tu hijo y aún estás a tiempo de darle la oportunidad de que los logre.
Saludos,
Rosina

Leito lav dijo...

hola.. yo tengo un bebe de 10 meses y 2 semanas y aun no gatea; a ella no le gusta estar en el piso y llora.. permanece en la cama y se arrastra para atras unicamente; se gira y permanece sentada aunque aun no se sienta sola pero tiene buen equlibrio y su motricidad fina esta bien desarrollada.

Rosina Uriarte dijo...


Hola Leito lav,
es importantísimo que los padres (y los abuelos y otros miembros de la familia también) sepamos que el primer año de vida del bebé es el más importante de todos pues las fases del desarrollo de este año: levantar la cabeza estando boca abajo, girar hacia un lado y hacia el otro, arrastrarse, sentarse solo y gatear para terminar caminando ... sentarán las bases de todas las demás. Su aprendizaje escolar depende directamente de estas bases y no será correcto si éstas no lo son. Por esto es tan importante vigilar el desarrollo del niño muy de cerca.
Para que un niño tenga las suficientes oportunidades de desarrollarse correctamente, es esencial que lo pongamos en el suelo (¡no sentado!) todo el tiempo que esté despierto. Las sillitas, hamacas, parques, etc. limitan el desarrollo pues inmovilizan al niño y le impiden vivir las experiencias que necesitará para crear las estructuras cerebrales encargadas de llevar a cabo su aprendizaje escolar y de muchas otras áreas. El cerebro crece solo si se usa, y usar el cerebro para un bebé significa especialmente moverse. El movimiento será el que logrará una mayor “cableado” de su cerebro y creará las redes neuronales que servirán luego para que viaje la información para poder realizar actividades académicas.
Cuando se haya arrastrado durante el tiempo suficiente (esto no lo decidimos los adultos, lo decide el niño) comenzará a gatear. De momento es normal que se arrastre hacia atrás y en círculos, es como empiezan los niños a arrastrarse.
Pero la cama es una superficie blanda que absorbe los movimientos y los hace mucho más difíciles. Prueba a arrastrarte en una cama y a hacerlo en el suelo, hay mucha diferencia.
Si la niña llora significa seguramente que está protestando, sólo eso. Los niños protestan (y lo hacen llorando) cuando no les apetece hacer algo. Pero no quiere decir que la niña esté sufriendo o le pase algo malo. Esto lo entendemos perfectamente los padres cuando llegan los dos años y tienen pataletas, les dejamos llorar porque sabemos que no le pasa nada malo, pero cuando tienen menos tiempo, se nos hace un mundo el que lloren y esto muchas veces afecta a su desarrollo pues corremos a “socorrerles” en cuanto protestan porque les frustra una postura que no dominan y no logran hacer lo que quieren.
Antes de gatear, es bueno poner a la niña sobre las rodillas y sobre las manos y mecerle hacia delante y hacia atrás suavemente para que se acostumbre a estar en esta postura.
Para estimular el gateo es importante poner a la niña sobre el suelo todo el tiempo posible pues ha de tener muchas oportunidades para ejercitar y experimentar con su movilidad y autonomía.
Pero no es bueno dejarle sola, habría que colocarse a su misma altura poniéndoos vosotros también a gatas y animándole para que se desplace y coja un juguete que se encuentre a cierta distancia.
Para mantenerle en posición de gateo podéis sujetarle desde la tripita o ponerle una toalla alrededor de la misma y sujetarle desde arriba.
Dale tiempo a tu niña para que lo consiga por sí misma. No sientes a la niña hasta que ella pueda hacerlo por sí misma. Cuando la niña consiga gatear será cuando pueda sentarse solita por ella misma. Ése es el momento en el que debe sentarse, no antes porque cuando sentaos a un niño “lo inmovilizamos” e impedimos que pueda desplazarse salvo sobre su trasero.
Sentarse es una etapa a la que debe llegar la niña por sí misma, igual que todas, cuando haya fortalecido los músculos de su abdomen y su espalda, también su cuello. Necesita haberse girado, arrastrado y gateado lo suficiente, necesita haber estado en el suelo mucho tiempo para poder sentarse sola. No le ayudéis a sentarse sola o le convertiréis en una niña dependiente del adulto.
Ten paciencia, es mucho más importante que la niña atraviese todas las etapas que el momento en el cual lo hace.
Saludos,
Rosina

mareadevenus dijo...

Hola!!! Me pareció muy interesante el artículo, tengo una duda, mi bebe nació de 26 semanas actualmente tiene 9 meses y esta muuuuy bien! Además lo llevo a rehabilitación y últimamente he tenido problemas para hacerle sus ejercicios, llora mucho, se pone rígido y a veces es imposible que cooperé , la pregunta es, es sano que lo obligue a ejercitarse? No le causa algún daño psicológico? Finalmente es por su bienestar pero quiero estar tranquila, agradezco su respuesta, saludos y un abrazo!!!

Rosina Uriarte dijo...

Hola Mareadevenus,
lo ideal es buscar la forma de trabajar que sea lúdica para el niño o al menos, agradable. Pero esto no siempre es posible y si consideramos el tratamiento necesario, entonces hay que hacerlo. Debes observar cuánto y cómo protesta el niño, porque muchas veces es simplemente una protesta porque no quiere colaborar.
Sin embargo, si se pone rígido, no sé cómo de efectiva será la terapia realizada.
Te recomiendo que masajees al niño antes del tratamiento. Masajéale todos los días. Con un masaje profundo (no ligero) y abarcando todo su cuerpo, incluidos sus manos, sus pies, sus deditos, sus orejas...
Masajéale a diario pues esto es vital para ayudar a madurar su sistema nervioso.
Si lo haces antes de la terapia es posible que él esté más tranquilo.
Y sobre todo, asegúrate de estar tranquila tú misma pues si temes que el niño esté molesto, es posible que le pongas más nervioso.
Si ves que esta forma de trabajar no es sólo beneficiosa para el niño, prueba con otro método que pueda funcionar mejor.
No todos los métodos son ideales para todos los niños.
En este blog verás diferentes enfoques de trabajo.
Espero encuentres la forma de seguir estimulando a tu hijo y que además la estimulación sea en todos los sentidos positiva.
Saludos,
Rosina

 
eXTReMe Tracker