Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

lunes, 13 de agosto de 2007

ENTREVISTA A GLENN DOMAN: "¿Puedo multiplicar la inteligencia de mi hijo?"

Publicado en hola.com

¿Puedo multiplicar la inteligencia de mi hijo?
Glenn Doman, fundador de los Institutos para el Logro del Potencial Humano y autor del libro ‘Cómo Enseñar a Leer a su Bebé’, nos descubre en una entrevista su método para estimular la inteligencia de los niños.
El sueño de muchos padres es que su hijo llegue a ser un genio de las letras, o tal vez un músico de prestigio. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos desde bien pequeños. Pues bien, desde muy temprana edad se les puede ayudar. Gracias a los estudios realizados por los Institutos para el Logro del Potencial Humano, se ha descubierto que el desarrollo cerebral de los más pequeños se puede acelerar a través de la estimulación visual, auditiva y tactil. El profesor Glenn Doman (fundador de los Institutos y autor del libro ‘Cómo Enseñar a Leer a su Bebé) nos lo explica en esta entrevista.
¿Cómo empezó su trabajo para hacer que niños sanos fueran intelectual y físicamente avanzados?
Nuestro trabajo empezó hace más de 50 años, con adultos y niños ciegos, sordos y paralíticos. En esos días, nadie había oído hablar de una persona con lesión cerebral que se hubiera recuperado. Después de medio siglo de dar a niños con este problema la oportunidad de ver, oír, sentir, arrastrarse, gatear, caminar y correr, empezamos a ver logros. Para 1963 teníamos cientos de niños de 2, 3 y 4 años, con lesión cerebral severa, que podían leer mejor que niños de 8 años completamente sanos.
Leer la entrevista completa

Para más información,