Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

miércoles, 4 de julio de 2007

DE NUESTROS PRIMEROS AÑOS DE VIDA DEPENDE EL RESTO


"Cada día la velocidad de crecimiento es inferior a aquella del día precedente. Entre la edad de siete a ocho años, el cerebro de un niño crecerá lo mismo que lo hará entre los ocho y los ochenta años. En los pirmeros seis años, el niño aprende más de lo que aprenderá el resto de su vida." Glenn Doman.

En este gráfico puede apreciarse el desarrollo de las conexiones neuronales al nacer y a las edades de 6 y 14 años. Estas conexiones proliferan de forma vertiginosa en el cerebro del bebé en sus primeros meses de vida. Durante la primera década, el niño tendrá el doble de conexiones neuronales que un adulto.
Lo que sigue es un extracto del libro "Children of dreams, children of hope" de Raymundo Veras, discípulo de Doman y fundador de los Institutos Veras:
Ahora nos damos cuenta que un niño de cinco años puede aprender más rápidamente que uno de seis, uno de cuatro más rápidamente que uno de cinco, y un niño de un año puede batir a todos sin dificultad, todo esto como causa del crecimiento precoz del cerebro.

Hemos visto que, con cinco años, el niño posee ya un 80% de todos los conocimientos que adquirirá jamás. Hemos visto que los niños tienen la capacidad de ser genios lingüísticos; pueden aprender tres o seis lenguas con la misma facilidad con la que aprenden una sola. Se he sugerido que los genios no han sido creados en el seno, sino que son el resultado de la posibilidad conquistada de aprender desde la más temprana edad.

Pero los ambientes de la mayor parte de los niños de un año son en clave baja y no muy estimulantes. El niño tiene que recoger información como pueda, porque los adultos tienen la extraña idea de mantener secretos con él. Estimulan su cerebro solamente cuando les conviene. Y como sabéis, es raramente conveniente para ellos, porque tienen planes personales.

Lo tienen en una jaula - llamada "parque" - una prisión de privaciones estructuradas, y lo rodean de ejemplares absurdamente estúpidos. Repiten por él las cosas más estúpidas: que el niño tiene que trabajar para aprender; tiene literalmente que sacar por la fuerza la información de sus padres. Es algo muy triste y algo de locura monumental ... No es culpa de los padres, no saben hacerlo mejor. No tienen ninguna intención de mantener ignorantes a sus niños. Les ha sido enseñado a dar los mejores juguetes a sus hijos y aburrirles con repeticiones estúpidas. ¡Es una gran tristeza, una tragedia!

* El desarrollo de vuestro niño no es necesariamente el resultado de su dotación genética, o de sus capacidades y talentos.

* En la mayor parte de los casos, es un reflejo de la calidad de su ambiente.

Ahora pongamos en claro tantas cosas:

He dicho que mejorando el ambiente de un niño, su desarrollo probablemente se acelerará. Esto es lo que he dicho.
No he dicho, por el contrario, y lo repito, que los niños deberían ir al colegio antes.
No he dicho que el niño debiera ser presionado con el aprendizaje.
No he dicho que debierais comprar una mesa y una silla para la habitación de vuestro niño.
No he dicho que debierais transformar a los niños en robots áridos e insensibles.
No he dicho que debierais indoctrinar a los niños en regímenes de clase a edad precoz.

He dicho que los niños pequeños tienen una tremenda capacidad de aprender y que pueden aprender casi sin esfuerzo.
He dicho que los niños pueden aprender mucho más si alguien encuentra tiempo para mostrarles las cosas excitantes que les rodean.
He dicho que los niños exploran cualquier ambiente. Si el ambiente es excitante y rico en información, existen muchísimas posibilidades de que el niño se convierta en un individuo excitante y rico en información.
He dicho que si el ambiente es aburrido y falto de información, existen muchas posibilidades de que el niño crezca aburrido y privado de información.

Si me decís que existen siempre excepciones, estoy de acuerdo. Pero insistiré en que son sólo eso: excepciones.



"MANUAL DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA. ESOS PRECIOSOS PRIMEROS AÑOS" por Rosina Uriarte Álvarez