domingo, 25 de junio de 2017

PRINCIPIOS BÁSICOS DE NEURODESARROLLO INFANTIL



Una vez más, María Jesús López Juez vuelve a regalarnos sus conocimientos sobre el neurodesarrollo infantil y lo hace como ella bien sabe: con sencillez y claridad. De forma que todos podamos comprender cuestiones tan cercanas, y tan complejas a la vez, como es el funcionamiento cerebral.


“Principios Básicos de Neurodesarrollo Infantil” se suma a la lista de “los imprescindibles” para quienes tengamos interés en conocer cómo se desarrollan nuestros niños y cómo y por qué funcionan como lo hacen.

domingo, 18 de junio de 2017

NADA EN LA VIDA DEL BEBÉ RECIÉN NACIDO TIENE SENTIDO, SI NO ES DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL CUERPO DE LA MADRE



El martes asistí a un seminario con el doctor Nils Bergman, experto en neurociencia perinatal.
"Comadrona en la ola" nos ofrece un artículo muy completo sobre lo que habló Bergman en otro de sus encuentros dentro de la gira que está realizando por varias ciudades.
Aquí fue en Erandio, en el centro Maternaly.
Aprovecho para dejaros una foto que tuve la suerte de tomar con Nils Bergman, todo un orgullo!
Nils Bergman con Rosina Uriarte

Y por supuesto, el artículo:

NADA EN LA VIDA DEL BEBÉ RECIÉN NACIDO TIENE SENTIDO, SI NO ES DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL CUERPO DE LA MADRE

Publicado en "Comadrona en la Ola"

Hoy he tenido la suerte de asistir a un seminario sobre Neurociencia y Epigenética del Nacimiento, impartido por el médico experto en neurociencia perinatal, Nils Bergman. La plataforma Salud Mental Perinatal Terra Mater lo ha hecho posible. Su formación, dirigida por Ibone Olza, psiquiatra infantil, especializada en salud mental perinatal, es un viaje hacia uno mismo. Sólo desde ahí podemos mejorar como profesionales en la atención, el acompañamiento y el servicio que ofrecemos. El seminario contó además con la traducción simultánea de Kika Baeza, médico e IBCLC. ¡Un lujo! Hacia una atención integral y respetuosa de las familias, las mujeres y sus bebés. Salimos todos tocados, emocionados, reflexivos. Mi más profundo agradecimiento a Nils y Jill B. Isabel, Ibone y Kika por la vivencia que tuvimos. 
Sería imposible poder transmitir todo lo que Nils Bergman ha condensado en 7 horas. Pero me gustaría lanzar la idea de cómo desde la más pura Biología, debemos respetar, no interferir y proteger lo que la naturaleza tiene meticulosamente diseñado. No hacerlo, tiene consecuencias tan grandes como determinar la salud y el desarrollo para toda la existencia. La buena noticia, es que es tan fácil como dejar que madres y bebés se conozcan sin molestarles, sin interrumpir. Sin separar, sólo por si acaso.
En cuanto a partos y bebés prematuros, cambiar de una vez el paradigma actual, centrado en los profesionales de salud y protocolos hospitalarios, por CUIDADOS CENTRADOS EN LA FAMILIA. Aún con más necesidad. Estas imágenes pertenecen a otra manera de trabajar en una UCI neonatal. Nils y Jill Bergman acompañan a un bebé nacido de manera prematura. El bebé recibe todos los cuidados que la medicina le puede brindar para su supervivencia. Pero en lugar de hacerlo en una incubadora, los cuidados se realizan sobre su madre. Este es el cambio de paradigma: los mejores resultados se obtienen en contacto piel con piel.
Como sabemos, el parto sano, fisiológico, al que se permite la danza neurohormonal sin interrupciones empodera a la mujer que pare. La razón no es otra que la ecología del nacimiento que en última instancia, permite la supervivencia de la especie. La madre, rebosante de oxitocina está preparada para defender y sacar adelante a su  cría gracias a esta potente hormona. El tipo de parto afecta la salud del recién nacido de por vida. Al nacer, el bebé espera ser amado y poder amar. Nace con capacidad de dar. La oxitocina y estar en su madre, sobre su madre, es el medio, el mecanismo por el cual lo consigue.

domingo, 11 de junio de 2017

"REQUISITOS NEUROFUNCIONALES PARA EL APRENDIZAJE" CON LA DRA. MAR FERRÉ

El pasado fin de semana, la Dra. Mar Ferré impartió el curso “Requisitos neurofuncionales para el aprendizaje”. Organizado por Jorge Maestre Martí, Francisco Javier Rico García y Jorge Moliner Téllez, por primera vez en Alicante, alrededor de 40 profesionales, tuvimos el placer de compartir con ella 12 horas intensas alrededor del aprendizaje y el desarrollo. Poder escuchar de una profesional como la Dra. Ferré, conceptos que ha vivido y desarrollado durante muchos años al lado de su padre, el Dr. Jorge Ferré, es un privilegio pero disfrutar de su pasión, de su generosidad y su humildad es algo que nos vino añadido.

Un colectivo de alumnos heterogéneo en el que, aunque abundaban maestros, también podíamos encontrar optometristas, psicomotricistas, psicólog@s y educador@s; todos sensibilizados ante unos problemas cada vez más frecuentes en los niños. Ya que detrás de muchas de las dificultades de aprendizaje que nos encontramos en las aulas, existe una desorganización neurofuncional. Por eso, es tan importante que los profesionales conozcamos las bases sobre las que se sustenta una correcta organización y así, estructurar el proceso de enseñanza-aprendizaje alrededor de ellas. Descubrir el complejo multifactorial que hay detrás de lo que vienen denominando TDA-H, saber más sobre la importancia de la alimentación para el cerebro, comprobar que además de un ojo que ve correctamente, se necesita de las habilidades de ambos y de una correcta interpretación de su información por el cerebro y abrir la caja de Pandora de la construcción de la lateralidad en la persona fueron algunos de los contenidos de este curso.

Al acabar, la Dra. Mar Ferré Rodríguez, tuvo la deferencia de contestar algunas preguntas sobre el tema y que, a continuación, os transmitimos.

·       Diferentes perfiles profesionales entre los asistentes. ¿Qué le parece que haya mucha presencia de docentes, maestros y de la escuela pública?

-         Me parece fantástico, porque los docentes desempeñan un papel fundamental, no sólo en la detección de problemas (muchas veces la primera alerta viene por parte de los profesores de los niños), sino que también juegan un papel fundamental en la resolución de los problemas. Que un niño cuente o no con el apoyo de la escuela, que sea comprendido o no, que su profesor le apoye o no resulta decisivo.

-         Agradezco mucho la presencia de tantos docentes, porque eso denota, inquietud e interés para ir más allá o intentar mejorar lo que proponen los planes de estudio. Y como la mayoría de niños asiste a escuela pública, es estupendo que haya maestros tanto de la escuela privada/concertada como de la pública.

·       ¿Cómo influye en el desarrollo y establecimiento de la lateralidad la escolarización a los 3 años?

Si la escolarización consiste en una especialización prematura e inicio de la lectoescritura a edades aún más tempranas, influiría negativamente. Necesitamos un sistema nervioso maduro, que cuente con una correcta organización para acceder al aprendizaje instrumental con éxito.

Si ya nos encontramos en la consulta con muchos niños que, a los 6 años, aún no están correctamente lateralizados y que están presentando muchas dificultades de aprendizaje, si en pro de lo que ahora se llama “excelencia” se “fuerza” el aprendizaje y se inicia la lectoescritura a edades más tempranas, será un error y a los niños no les reportará ningún beneficio. Hay otras formas de trabajo que se pueden realizar a estas edades para preparar al niño para una correcta lateralización y para el aprendizaje con mayores posibilidades de éxito.

·       ¿Qué actividades favorecen en el bebé y en el niño el desarrollo de la lateralidad?

La adquisición de la lateralidad es un proceso fisiológico, que todo niño sano debe en teoría alcanzar sin presentar grandes problemas. Pero, esa es la teoría. Si permitimos que el niño viva todas las etapas previas y le concedemos espacio y tiempo suficientes, si no se suman factores condicionantes, establecerá correctamente su lateralidad. En este sentido, considero fundamental la etapa de suelo, con especial importancia a la etapa de gateo, de un gateo que además debe ser correcto (¡no vale cualquier forma de gatear!) y que no todos los niños pueden desarrollar por falta de espacio, por temor a que se resfríen, etc…

También hay que consideran que no todos los niños maduran al mismo ritmo, por lo que es muy importante conceder a cada niño su tiempo también en este aspecto. No podemos pretender que un prematuro, por ejemplo, inicialmente tenga el mismo nivel y ritmo de desarrollo que un bebé nacido a término. Bien, simplemente por poner un ejemplo.

En etapas posteriores, se pueden “retomar” las fases de la secuencia evolutiva, incluso en un formato lúdico, para mejorar la organización de base. En el libro “0 a tr3s desarrollo neuro-senso-psicomotriz de los tres primeros años de vida” se dan muchas pautas para trabajar.

·       Todos los asistentes reconocemos la labor del Dr. Ferré y es evidente que el estudio y el buen hacer continúa, pero ¿cuál es la aportación de la Dra Ferré?, ¿qué ha desarrollado más?, ¿cuál es su perspectiva diferenciada?

 Desde los tres años de vida, he oído a mi padre hablar sobre la lateralidad y los procesos de desarrollo neurofuncional. Así que son aspectos que he integrado desde muy temprano.

Me formé con mi padre y además tengo una formación hospitalaria y en medicina primaria.

Hemos realizado trabajos comunes como la publicación de varios libros y artículos en los que la información estaba elaborada por ambos y, por mi parte, he ampliado mi formación en terapias biológicas (homeopatía, oligoelementos, micronutrición, biofeedback, etc) con el fin de aplicar un abordaje global y holístico en los niños.

·       ¿Cómo explicarías, de manera sencilla, que detrás de un niño al que le cuesta leer y/o escribir hay más que un niño vago o un niño que no le gusta la lectura?

Ante una experiencia nueva o un nuevo estímulo, al cerebro le resulta mucho más fácil aprender que no hacerlo. Por tanto, no existen niños vagos en edades tempranas sino niños con mayor dificultad para adquirir ciertos aprendizajes debido a problemas de organización neurofuncional, sensorial u organización lateral.

·       El TDAH es la epidemia del s. XXI. ¿Qué causas hay? 

El TDAH es un síndrome multicausal y multifactorial que requiere de un abordaje causal muy completo, personalizado y, en ocasiones, multidisciplinar. Por tanto, requiere una exploración exhaustiva para llegar al diagnóstico causal.

En primer lugar, es necesario realizar un diagnóstico diferencial con un Síndrome de estrés postraumático de la infancia aunque también nos encontramos con causas de tipo biológico, emocional, y desórdenes neurofuncionales, sensoriales y laterales fundamentalmente. Y, en muchas ocasiones, nos encontramos con situaciones multicausales.

Gracias por los aprendizajes brindados. Ha sido un placer aprender con usted.

Yo también he disfrutado mucho. Un grupo fantástico. Un feedback muy positivo y todos hemos aprendido durante este fin de semana.

Entre los asistentes, estaba Isabel Sanchís. Psicóloga y orientadora del Colegio del Colegio Almedia, en Callosa d’en Sarrià (Alicante). Isabel se formó con el Dr. Ferré, acerca de la organización neurofuncional, también se formó y procuró la formación de su equipo en Braingym y BMRT (Terapia de Movimiento Rítmico Blomberg), consciente de la importancia del movimiento y sus patrones en el aprendizaje; además de la introducción del concepto de las inteligencias múltiples en el aula; es una mente inquieta para la innovación educativa. Le pedimos una reflexión acerca de cuál sería su Educación Infantil ideal, a lo que nos contestó:

“Para mí la etapa de infantil ideal (2º ciclo) tendría que ser acogedora e integradora, diseñada con mucho espacio y muchos espacios, y con tiempo, tiempo para todos.

Esta etapa sería estimulante y estimuladora, sin clases separadas por edades, con muchas actividades que favorezcan la creatividad, la experimentación, la interacción, la cooperación y la convivencia pacífica.

Además, se asentaría sobre las bases del respeto, favorecedora de la autonomía, de una visión positiva de uno mismo y de su desarrollo y tendría que acompañar los procesos de cada niño para aprender, facilitar diferentes vías de aprendizaje y dar oportunidades a todos.

Mi etapa ideal atendería a los valores de la coeducación y educaría en la cultura para la paz.

Tendría que contar con los mejores maestros formados en evolutiva, técnicas de disciplina positiva y comunicación eficaz, mediación o similares, metodologías activas, y cultura de pensamiento. Estos maestros estarían con la mirada puesta en el bienestar de los niños y que entiendan el error como parte importante del aprendizaje, no sancionándolo sino integrándolo como parte del proceso heurístico del aprendizaje.

En dicha etapa, se llevaría a cabo una evaluación formativa, continúa e integradora que lleve a cada niño a completar su aprendizaje.

Además tendría que contar con la colaboración, la confianza y la complicidad de las familias para llevar a cabo proyectos comunes, a través de una relación fluida, cercana y transparente”.

Yo, para ser más concreta, añadiría, donde lo importante fuera tomar conciencia de su propio cuerpo, su movimiento, el ritmo. Donde más importante que coger un lápiz y escribir fuera jugar, desarrollar los patrones de movimiento que serán la base de los posteriores aprendizajes, proporcionar experiencias sensoriales y emocionales y desarrollarse como los individuos emocionales que somos, donde la comunicación y las relaciones nos llevaron a ser eminentemente sociales. Donde más importante que las mesas sean los espacios para crear y desarrollarse, comunicándose con la naturaleza y favoreciendo la exploración de espacios abiertos.

¿Tomamos nota?

Por Loles Miquel Abril
Neurocram







miércoles, 3 de mayo de 2017

CUIDADOS BÁSICOS DE LOS NIÑOS CON LESIONES NEUROLÓGICAS



CUIDADOS BÁSICOS DE LOS NIÑOS CON LESIONES NEUROLÓGICAS, por el doctor XAVIER URIARTE.

El pasado sábado, día 29, tuvimos el gusto y el honor de contar con el doctor Xavier Uriarte en el centro BANOA en Bilbao.

En el taller organizado por y para la Asociación LAZTANA, Xavier nos habló de cuidados básicos en la infancia ante la existencia de lesiones neurológicas.

De una manera lógica, sencilla y muy cercana, nos comunicó importantes ideas sobre la salud de los niños y sobre la nuestra propia. La clave de su exposición fue la idea de que prácticamente todos los problemas neurológicos (y aquí se incluyen parálisis, esclerosis, párkinson, epilepsia, demencia, TDAH, autismo…) se deben a una causa de tipo medioambiental.

Y que, mientras la sociedad y los profesionales sigan creyendo erróneamente que estos trastornos tienen un origen genético o psicológico, la terapéutica será siempre más débil que la causa de dichos trastornos. Esto será así mientras el paciente no cambie las condiciones medioambientales en las que vive (lo que come, lo que respira, los medicamentos o productos químicos que ingiere, el ejercicio que realiza, etc.).

“De una vez por todas se aportan datos que nos hacen ver que las razones genéticas y psicológicas no son las que generan los trastornos neuroevolutivos.”

No es que los genes no tengan su protagonismo, que lo tienen, pero están determinados por factores externos, surgiendo así la ciencia llamada “epigenética”, que nos lleva de nuevo a condicionantes medioambientales.

Éstos condicionantes son muchos y variados: plaguicidas o insecticidas, metales pesados, campos ionizantes y electromagnéticos, dioxinas, hidrocarburos, fármacos, aditivos en los alimentos, gases, productos de limpieza, cosmética, el síndrome del “edificio enfermo” …

“Existen ya suficientes conocimientos para relacionar estos tipos de trastornos con el contacto permanente y constante a diversos tóxicos medioambientales, aún incluso en cantidades bajísimas, a lo largo del tiempo.
Se ha estimado que el 50% de la exposición a los contaminantes a lo largo de la vida tiene lugar en los 5 primeros años del niño.”

Xavier nos hace ver cómo entran los tóxicos en la célula (o neurona en estos casos) afectándola, y cómo es necesario, por un lado, reducir la exposición al tóxico y por otro, activar la recuperación con un proceso de depuración.

A pesar de lo lógico que pueda parecer esta afirmación, que lo es… estaríamos hablando de un proceso que hoy por hoy no se considera científico, sino “pseudocientífico”.

Y aquí tenemos una buena explicación del por qué pocas enfermedades se curan realmente: porque los tratamientos no van dirigidos a la causa que las provoca, sino a eliminar los síntomas solamente. Ni los fármacos ni la cirugía tienen la misión de reducir la exposición a un tóxico y, luego, depurar las células eliminando los restos del mismo, para que éstas puedan recobrar correctamente sus funciones.

La depuración, detoxicación, eliminación o quelación, son procesos que no se contemplan desde la medicina convencional, siendo sin embargo la base de la curación.

Poca importancia y cuidados brindamos normalmente a nuestra flora o microbiota, el conjunto de microorganismos que nos protege de los tóxicos haciendo de barrera y limpiando nuestro organismo de los mismos. Alojados en nuestra piel, cavidades, intestino… llegan a expulsar un 90% de tóxicos. Ocurre que, cuando ya no pueden realizar esta función, es porque el nivel de toxicidad es muy alto. En estos casos crecen los parásitos, los hongos, las bacterias nocivas… Así la microbiota acaba alimentándose del propio tóxico, transformándose en una microbiota patógena.

Las neuronas necesitan antioxidantes para protegerse de las agresiones medioambientales. Necesitan vitaminas y minerales, que acaban agotándose cuando la toxicidad es elevada. Esto, junto al desequilibrio en la microbiota, es lo que ocurre en casos como el autismo, produciéndose un fracaso del sistema de eliminación.

“La Encefalitis (lesión neurológica) Tóxica es el cuadro madre desde donde surgen las diferentes alteraciones neurológicas. La exposición permanente a estos contaminantes puede empeorar los trastornos neurológicos iniciales.”

“No creo en la genética, sí en la epigenética. No creo en la maldad de los microorganismos, sí en sus beneficios. No creo en el componente casi único de las infecciones, sí en las repercusiones de la contaminación ambiental.”

Siendo actualmente las cifras de 1 de cada 60-100 niños los que reciben un diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista y elevadas las cifras que corresponden a otros muchos diagnósticos, ha llegado el momento en el que toda persona que dedique un solo minuto a reflexionar sobre este tema, considere esta perspectiva sobre las posibles causas de los trastornos en nuestros niños y en todos nosotros en general.

¿Qué podemos hacer los padres para evitarlo y ayudar a nuestros niños? Xavier propone un cambio de valores que proteja por ejemplo la lactancia materna prolongada, el juego en espacios de naturaleza viva, que evite los edificios enfermos (muchas escuelas lo son), los espacios de fuerte exposición a radiaciones, los fármacos innecesarios... Y nos ofrece una propuesta de Dieta Neurológica con una selección de alimentos que protegen la función neuronal: alimentos ecológicos, vegetales, sin gluten, libres de lactosa, caseína o lactoglobulinas, con almidón predigerido, sin poliaminas (histamina), sin aditivos, prebióticos y probióticos, con fitonutrientes, ricos en sales minerales, detoxicantes, depurativos y quelantes, sin aceites fritos…

También propone remedios populares para trastornos frecuentes como la gripe o el resfriado, la fiebre, mucosidad, problemas digestivos, irritaciones, infecciones, pérdida de memoria…

¡Gracias Xavier! El taller fue muy instructivo. Deseando estamos, desde Laztana, de volver a colaborar contigo.

Rosina Uriarte (presidenta de la Asociación Laztana para el Desarrollo y la Estimulación Infantil).



Dr. Xavier Uriarte con Rosina Uriarte (no somos familia, que sepamos…).

domingo, 5 de marzo de 2017

CÓMO EL GATEO SE RELACIONA CON EL FRACASO ESCOLAR



Publicado en ActualidadenPsicología

Cómo el gateo se relaciona con el fracaso escolar

Ya sabemos que gatear es importante, pero ¿por qué puede relacionarse con el fracaso escolar?


serrano1004 / Pixabay

Todavía hoy en día nos encontramos escenas como la que me ocurrió en un pueblo de la costa, una mujer paseaba con un niño que no tendría más de 9-10 meses, y cogiéndolo por las manitas lo ponía de pie, el niño flexionaba las rodillas y se quedaba colgando, esperando a que lo volvieran a dejar sentadito, la mujer con toda su buena intención le hablaba en voz alta: -“Venga…vamos….que mira que eres vago ehhh, tu hermano a tu edad corría y tu aún empeñado en ir por el suelo…¡Con lo mayorcito que eres ya!”-
Y es verdad que cuando se trata de nuestro hijo, nos entra a las madres y padres una especie de prisa extraña por verles pasar etapas lo antes posible, por ejemplo, que se pueda sentar, y los sentamos sin que puedan, o camine, y les ponemos a caminar, aunque no puedan… como si no fueran a hacerlo nunca por sí mismos, y se nos fueran a quedar por el suelo gateando hasta los 20.
Esto ocurre con más intensidad con el aprendizaje de la lectura, ahí sí que nos entra verdadero pánico…-“¡A ver si no va a aprender a leer, que todos los demás están ya leyendo y el mío que no junta una letra con otra!”- Mamas… todos aprenden, unos antes, otros después, pero si presionas demasiado pronto, probablemente lo odiará.
Pero son miedos lógicos, deseo que nuestros hijos resuelvan, sean uno más, no se queden atrás… porque cuando somos padres no nos dan un manual donde ponga qué son los Hitos del Desarrollo Motor y por qué razón hay que dejar que vayan progresivamente sucediéndose a su debido tiempo, y sobre todo que cada ser vivo lleva un ritmo inherente.

La función del gateo en el desarrollo

Gatear y el desarrollo intelectual, emocional y motor, van de la mano, porque cuando llega el gateo, previamente el bebé aprende a darse la vuelta en la cuna, se arrastra y una vez que todas las conexiones neuronales están maduras para ello, el tono muscular es el apropiado y su curiosidad de desplazarse acuciante, aprenderá a gatear.
Gateando se realiza lo que llamamos el patrón cruzadose establecen conexiones interhemisféricas, es decir utilizan una mano y pierna contraria y eso fomenta que madure el cableado cerebral entre los dos hemisferios.
Lo que permite más adelante que un lado y otro del cuerpo funcionen con total fluidez y el aprendizaje de la lecto-escritura no suponga un problema.
El gateo fomenta la coordinación ojo-manola percepción visual y espacial, la integración de la conciencia corporal del niño; Dónde están sus manos, pies, su cuerpo con respecto a los objetos que le rodean, si tiene maduras estas conexiones, podrá trasladarlo al papel y no tendrá problemas para situar sus dibujos o letras con un cierto orden en el espacio de papel.
El gateo aumenta el tono muscular del cuello y los brazos, es muy importante para la estimulación visual, propioceptiva, vestibular, todo ello madura las conexiones con los ganglios basales, encargados de la inhibición del movimiento y así cuando más adelante le pidamos que esté sentadito en una clase durante horas, sea capaz de conseguirlo.
La cantidad de conexiones neuronales que están relacionadas con su proceso madurativo e implicadas en estos movimientos son enormes y afectan también al desarrollo de las funciones ejecutivas superiores.
El gateo consolida las bases de una lateralización manual, visual, auditiva y podal. Ayuda a adquirir las destrezas visuales necesarias para el aprendizaje como la focalización, convergencia, campo visual.

El gateo: un paso de gigante para el desarrollo del bebé

Todo esto nos lleva a concluir que hay que dejar que el bebé vaya a su ritmo, alcanzará los Hitos del Desarrollo según su propio patrón de movimiento innato, de forma natural, por supuesto podemos estimularle, pero respetando sus tiempos.
Si tu hijo no ha gateado o lo hizo durante muy poco tiempo y observas que hay aprendizajes que le cuesta llevar a cabo, podemos ayudarle madurando conexiones cerebrales, que aumentarán y facilitarán sus habilidades, en lugar de forzarle y presionarle para que haga cosas para las que muy probablemente en este momento, no está preparado.
Se encontrará entre la necesidad de complacerte y la incapacidad de hacerlo, todo ello le puede llevar al bucle de frustración y rechazo a aprender, la bola de nieve en la que la sensación de “no poder” se instala, la motivación baja, la sensación de frustración aumenta, la comparación con los otros baja su autoestima y acaba posicionándose en el “todo me da igual” para dejar de sentirse vulnerable al fracaso y la decepción de sus padres.

lunes, 27 de febrero de 2017

EL TONO MUSCULAR EN LA VIDA DIARIA Y SU ESTIMULACIÓN

Publicado en "OcupaTea"


Sentando las bases… ¿recordamos algunas de las leyes fundamentales del desarrollo motor?

El desarrollo motor es un término que refleja los cambios que se van a producir a lo largo del tiempo en los patrones motores de la persona, y van a reflejar la interacción del chic@ con el medio. Este proceso supone el desarrollo de capacidades esenciales para la adquisición de posteriores habilidades motoras (Wickstrom, 1990). La meta del desarrollo motor es el control del cuerpo y de sus posibilidades para lograr desarrollar toda su potencialidad. Existen cuatro leyes fundamentales sobre el desarrollo motor, enunciadas por Coghill (hace un montón de tiempo):
Ley céfalo-caudal: el control de segmentos se sucede de forma progresiva en una dirección de arriba hacia abajo, de forma que se va a lograr controlar la cabeza antes que los pies.
Ley próximo-distal: el control del movimiento de las zonas cercanas a la línea media se logra antes que el de las zonas más distales. Así que vamos a controlar antes el hombro que las manos.
Ley de músculos flexores a extensores: la musculatura flexora se desarrolla antes que la extensa. Así, cogemos un objeto y después aprendemos a soltarlo.
Ley de masas musculares globales a específicas: primero se adquiere control sobre grupos musculares globales que sobre los más específicos. Por esto la motricidad gruesa se desarrolla antes que la fina.

De esta forma vemos como el desarrollo motor es un proceso que depende de la maduración del sistema nervioso, como se deduce de las leyes anteriormente descritas. Se pueden producir diferencias individuales en los ritmos de adquisición, teniendo en cuenta otros factores como los ambientales… pero sea como sea, no debemos intentar forzar aprendizajes antes de que las estructuras que soportan al mismo hayan madurado… ni tratar de construir la casa por el tejado.

El tono ¿qué es?¿con qué otras funciones se relaciona? (Berruezo, 2000)

El tono se define como “un estado permanente de ligera contracción en el cual se encuentran los músculos estriados, cuya finalidad es la de servir de telón de fondo a las actividades motrices y posturales” (Berruezo, 2000). Es una actividad muscular sostenida que prepara para la acción motriz.

El tono muscular es un mediador del desarrollo motor: organiza el todo corporal, el equilibrio, la posición y la postura, y es la base del movimiento dirigido e intencional. Wallon (1942, citado por Berruezo, 2000) puso de relieve la importancia del tono en el desarrollo del individuo. El tono es clave en la creación de un adecuado esquema corporal, y es fuente constante de información propioceptiva. También guarda relación con la postura, de hecho Berruezo nos habla de la unidad tónico-postural, determinada en parte por el propio tono.

También está relacionado directamente con el mantenimiento de la atención. Un niño puede tener pobre atención si tiene un mal tono, ya que van a tener dificultades para mantenerse sentado durante un tiempo, va a estar atento a su propia postura, va a gastar recursos atenciones en regular esto… y puede que al final, acabe perdiendo el interés en las tareas que debería estar realizando o incluso llevarse alguna regañuza (Claire Heffron, 2015).


El tono estaría también relacionado con las emociones. A través del tono podemos realizar gestos, y podemos expresar distintos estados y emociones. ¿A que cuando estamos cansados podemos estar más “blanditos”… y a que cuando nos dan un susto o nos ponemos nerviosos nos tensamos?

Además es un mediador en la comunicación entre el adulto y el niño. Esto es lo que Ajuriaguerra (1986, citado por Berruezo) llama diálogo tónico, definido como el “intercambio corporal de información que se produce entre madre e hijo, a través de que estados de tensión-distensión muscular que reflejan sensaciones de placer-displacer y que provocan reacciones de acogida-rechazo en el otro”.

Así que si el tono es básico para mantener una buena postura, tener un buen esquema corporal, mantener una postura funcional, realizar cualquier tipo de acción, relacionarnos, expresarnos y/o comunicarnos… ¿deberíamos hacerle un poco de atención, verdad? Porque va influir en nuestra conducta, aprendizaje, atención, actividades de la vida diaria, juego, actividades académicas y curriculares, en la destreza manual, etc.

Algunas recomendaciones básicas para intervenir…

Vamos a trabajar la propiocepción. En este post anterior titulado “Comprendiendo la propiocepción“, tenéis algunas ideas (enlace). También tenéis muchas ideas en este post de El Sonido de la Hierba al Crecer (enlace).

Juegos – actividades para trabajar los músculos del núcleo del cuerpo o “core strenght”, entendidos como aquellos que están en nuestro tronco y que nos ayudan a estabilizar nuestros miembros, tanto a nivel flexor como extensor. Esta musculatura promueve que se de una progresión en el desarrollo de adquisiciones de corte motor (conciencia corporal, estabilidad, equilibrio, actividades bilaterales…). Algunos ejemplos serían:
Jugar a arrastrarse como los soldados.
Jugar a que el niño haga el puente y pasar coches por debajo.
Ponernos una capa y jugar a levantar brazos y piernas como Superman.
Jugar a andar como los cangrejos.
Hacer carreras con las scooter.



Los juegos con las scooters puede ser muy divertidos. Fuente de la foto.

Juegos – actividades sensorio-motoras: cualquier juego motor nos va a ayudar a trabajar el tono (pilla-pilla, juegos predeportivos, la rayuela, el pañuelo…). Y por favor, rescatemos los juegos tradicionales y populares con los que jugábamos de pequeños, a los niños de ahora algunos de estos juegos ni les suena y pueden llamarles mucho la atención: el aro, los juegos de comba, los juegos de elástico (o goma)… También podemos montar diversos circuitos, ambientes de aprendizaje y/o cuentos motores podemos provocar trepas, reptas, subir por cuerdas, es decir, distintos tipos de desplazamientos, giros, saltos y caídas y lanzamientos, etc. Os pongo algunos enlaces con ideas.
Cuaderno de juegos tradicionales del C.R.A. Albeos (enlace).
Web Juegos Tradicionales (enlace).
Web Juegos de Tiempo Libre (enlace).
Pinta tu patio para jugar (enlace).



Juegos – actividades con pelota Bobath
: hay materiales que son maravillosos, y la pelota Bobath (o Fitball, o pelota gigante…), es uno de ellos. La podéis encontrar en cualquier catálogo educativo o en cualquier tienda de deportes, y por un precio irrisorio, contáis con un material que vais a usar para trabajar un montón de contenidos. Se puede usar para mejorar la postura al estar trabajando en mesa, además de servirnos para que el niño pueda regular mejor su nivel de alerta (integración sensorial). Pero podemos inventarnos cantidad de juegos tanto estando sentados, como en decúbito prono (boca-abajo), en decúbito supino (boca-arriba) o usándola como lo haríamos con cualquier otra pelota.Algunas actividades pueden ser:
Sentados, saltar sobre la pelota cantando una canción.
En decúbito prono, “hacer el avión” intentando no caerse de la pelota.
En decúbito prono, “hacer un terremoto”, moviendo la pelota para que el niño intente no caerse
Deslizarse sobre la pelota, “haciendo la serpiente”.

Juegos – actividades en superficies inestables: un buen tono también es necesario para mantener el equilibrio, así que juegos en superficies inestables también pueden ayudar. Hay muchos materiales para trabajar esto.



Ejemplos de materiales del catálogo de Hop Toys (enlace).

Ejemplos de materiales del catálogo de Hermes (enlace).

Juegos – actividades de exterior: vamos a aprovechar las oportunidades que nos brinda el medio que nos rodea para estimularle. Tenemos los parques de la ciudad… ¡seguro que hay varios alrededor que tienen distintos columpios y ofrecen distintas posibilidades!. Echemos también la vista hacia el campo, la montaña o la playa. Nada mejor que una excursión, un campamento o una jornada haciendo deportes de aventura para pasar un día genial.



Juegos – actividades acuáticas: el medio acuático es sumamente positivo para el trabajo del tono (y para prácticamente cualquier cosa, a no ser que haya una circunstancia de salud que lo contraindique). La motivación con agua de por medio está prácticamente asegurada.



Juegos – actividades de relajación y/o prácticas orientales: es importante que los niños aprendan a discriminar distintos estados de contracción en sus músculos. Hay muchos juegos en los que se dan contrastes entre diferentes estados de tensión – relajación. Por otro lado, cada vez son más los estudios que indican que practicar yoga puede ser muy positivo para los niños. Os pongo algunos enlaces para que podáis coger ideas.
Juegos de control tónico (enlace).
Juegos infantiles de relajación (enlace).
Podemos usar estar tarjetas del blog El Sonido de la Hierba al crecer para hacer juegos de relajación (enlace).
Yoga para Niños, de Macarena Kojakovic (enlace).

Juegos – actividades rítmicas: qué mejor que bailar con nuestros Cantajuegos favorito, hacer Zumba, danzas tradicionales, bailes populares, coreografías… para poner nuestro tono en funcionamiento. Aquí tenéis la mejor web de internet de Danzas del Mundo (enlace).



Juegos – actividades de la vida diaria:
obviamente el tono está presente cada vez que realizamos cualquiera de nuestras actividades diarias… por ello podemos aprovechar algunas tareas para trabajar este aspecto como barrer la casa, llevar las bolsas de la compra, sacar la basura, arreglar el jardín…

Así que sí, lo habéis cogido, lo que debemos hacer es… jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar, jugar y jugar. Vamos a sentar unas buenas bases a nivel sensorio-motor… que ya llegará el tiempo del trabajo en mesa.

Referencias bibliográficas
Antoraz, E. y Villalba, J. (2010). Desarrollo Cognitivo y Motor. Madrid: Editex.
Berruezo, P.P. (2000). El contenido de la psicomotricidad. En Bottini, P. (ed.) Psicomotricidad: prácticas y conceptos. pp. 43-99. Madrid: Miño y Dávila.
Drobnjak, L. y Heffron, C. (2015). The core strengthening handbook. FromThe Inspired Treehouse. Enlace.
Heffron, C. (2015). The Inspired Treehouse. One surprising cause of attention problemas in kids. Enlace.
Wickstrom R. (1990). Patrones Motores Básicos. Madrid: Alianza.

jueves, 19 de enero de 2017

EL PRIMER AÑO DE VIDA: MOMENTO CLAVE EN EL DESARROLLO.




EL PRIMER AÑO DE VIDA: MOMENTO CLAVE EN EL DESARROLLO.

Todas las etapas del bebé son maravillosas. Cada nuevo logro supone una celebración de alegría por parte de todos. Y no es para menos pues estos avances nos muestran la maduración que va alcanzando el niño, algo que damos demasiadas veces por sentado que se producirá de forma natural, pero que no siempre es así.
De todas las etapas del desarrollo de la vida de un bebé y de una persona en general, son las del primer año de vida las que tendrán una mayor importancia pues sentarán las bases de todos los logros que habrán de llegar después. Determinando así el grado de desarrollo que alcanzará la persona y por tanto, sus habilidades y destrezas.
Durante este primer año de vida, el bebé atraviesa etapas que valoramos poco como succionar con fuerza y meterse los objetos en la boca…Otras, también las interpretamos erróneamente como “poco importantes” porque son, como las anteriormente mencionadas, etapas intermedias o transitorias: como el arrastre y el gateo, previas a caminar. Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por esta impresión de que sentarse, caminar y hablar son las funciones que únicamente cuentan realmente. Estos tres logros no se darán en las mismas condiciones sin los logros que los preceden y que preparan al cerebro del niño para alcanzar la maestría en los mismos. En realidad, ninguna función o habilidad, como pueda ser prestar atención en clase o leer y escribir (entre todas las demás) está desconectada de estas etapas previas e intermedias por las que pasa el bebé en su primer año de vida. Sino más bien lo contrario: dependen directamente de ellas.
Los doctores Quirós y Schrager, expertos en psicomotridad entre otros muchos aspectos del desarrollo infantil, lo explican así: “Un principio general que debemos aceptar es que cualquier omisión en una etapa temprana del desarrollo se traduce luego en deficiencias en la adquisición del aprendizaje.” (Quirós y Schrager, 1980, p.205).
En este primer año, los grandes logros son principalmente físicos. También los hay emocionales y sociales como el contacto visual, la sonrisa, las primeras vocalizaciones… ¡Todos importantísimos y muy significativos en el desarrollo! Sin embargo, no podemos dejar de centrarnos en la importancia que tienen los avances que el niño logra con su cuerpo, pues en gran parte este desarrollo físico precede y determina a su vez el desarrollo emocional y social que alcanzará el niño.
Hay una razón añadida por la cual insistimos en el desarrollo físico a esta temprana edad: por el gran desconocimiento que se tiene del mismo y que lleva a que muchos niños se pierdan estas etapas tan preciadas.
El doctor Jorge Ferré, especialista en medicina del desarrollo, nos dice lo siguiente: “El bebé recién nacido parte de un punto muy primitivo y debe llegar muy lejos. Debe recorrer este camino sin prisa, pero sin pausa y, sobre todo, sin saltarse ninguna etapa.” (Ferré, 2005, p.17).
Por todo lo dicho hasta ahora, sabemos que debemos prestar una especial atención a que el niño levante la cabecita estando boca abajo (sobre los dos meses), gire hacia un lado y hacia el otro (sobre los cinco), se arrastrarse (en torno a los siete), llegue a sentarse solito (en algún momento entre el arrastre y ponerse sobre las manos y las rodillas), y finalmente gatee para terminar poniéndose de pie y caminar ...
Estos estadios del desarrollo motriz en el primer año se producen principalmente gracias a la colocación del niño en el suelo. Debe tenerse especial cuidado de no mantener al bebé en la misma postura boca arriba o sentado en una cuna, hamaca o sillita pues esto sería un grave impedimento a su desarrollo. 
Dadas las recomendaciones de la OMS de no dejar al bebé boca abajo sin supervisión, conviene vigilarle cuando se encuentre dormido en esta posición. Pero esto no significa permitir que el bebé pase todo el tiempo boca arriba pues correría el riesgo de sufrir un aplanamiento de su cráneo y se perdería oportunidades para completar su desarrollo.
Y si bien es cierto, tal como nos enseña la conocida pediatra Emmi Pikler (Pikler, 2009, p.14-15, 19, 11), que lo mejor es no intervenir en las posturas del bebé, sino permitirle que él mismo las elija según vaya avanzando en su maduración física, es evidente que mientras el bebé no pueda elegir por sí mismo (los primeros cuatro o cinco meses aproximadamente), somos los adultos quienes debemos hacerlo. Es nuestra responsabilidad acostumbrar al bebé a diferentes posturas para que se encuentre cómodo y pueda beneficiarse de las ventajas de cada una de ellas.
Así que todo comienza por ofrecer al bebé la oportunidad de poder desarrollarse plenamente. Y esta oportunidad se llama “movimiento” y se apellida “suelo”. Una rica experiencia motriz dará lugar a un adecuado control postural y a la automatización de las funciones más básicas para que el cerebro pueda dedicar su energía a funciones más elaboradas (necesarias para el aprendizaje escolar).
El control del cuerpo y del movimiento no puede lograrse plenamente sin haber completado satisfactoriamente los grandes hitos motores del primer año de vida. Y sólo cuando un niño ha logrado este control del movimiento corporal, podrá dedicar a éste el mínimo de energía y el máximo a las exigencias intelectuales de cada tarea que se proponga realizar.
Marc Giner, psicólogo y logopeda, añade: “La etapa del suelo resulta clave tanto para su desarrollo psicomotor como para su desarrollo cognitivo y, de forma secundaria, también resultará importante para su desarrollo emocional ya que el niño podrá asumir mayor seguridad en su movimiento al haberlo integrado de manera conveniente a través de las diferentes etapas.” (Giner, 2010, p.15). 
La óptica-optometrista, Alicia Gómez Martínez, asegura que “Moverse de forma apropiada es un signo de desarrollo.” (opticlinica.es/tag/desarrollo-visual/).  Y Melodie de Jager, experta en neurodesarrollo infantil, nos recuerda que todo lo que puede hacer una persona a nivel emocional, social o intelectual, ha tenido que hacerlo a un nivel físico primero para lograr el “cableado” (conexiones neurológicas) necesario entre su cerebro y su cuerpo. (De Jager, 2011, p.210).
“Todo lo que obstruye el desarrollo motor del niño y obstaculiza sus movimientos repercutirá en el desarrollo del cerebro.” Doctor Harald Blomberg (Blomberg, 2011, p.32).
Gracias a esta información con la cual contamos hoy, tenemos la posibilidad (junto a nuestra responsabilidad) de cambiar una situación por desgracia demasiado común, y asegurar que ningún bebé vea su desarrollo obstruido.

Rosina Uriarte
  
BEBÉ Y YO informa y forma a padres y profesionales sobre el desarrollo infantil, desde la concepción hasta que el niño camina. Ofrece un modelo de acompañamiento al beb a lo largo de este período, desde el máximo respeto a su desarrollo natural. Para permitir que éste se produzca sin obstáculos y favorecer que sea lo más pleno posible. Dándole lo mejor, invirtiendo en un mejor futuro.

Próxima formación de Asesores del método Bebé Y Yo: Madrid, 11-12 de febrero, y 11-12 de marzo. Infórmate en metodobebeyyo@gmail.com y http://www.metodobebeyyo.com/



Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".