Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

miércoles, 24 de junio de 2015

“DESARROLLO Y APRENDIZAJE INFANTIL - NUEVOS ENFOQUES TERAPÉUTICOS”. II JORNADA DE LA ASOCIACIÓN LAZTANA


El pasado sábado, día 20, celebramos la II jornada de la Asociación Laztana, en el Centro Cívico de Cruces, Barakaldo.
Bajo el título “Desarrollo y Aprendizaje Infantil - Nuevos Enfoques Terapéuticos”, contamos con tres interesantes ponencias sobre el desarrollo visual, auditivo y motriz, y su influencia en el aprendizaje escolar infantil.


El experto en optometría comportamental, Juan Portela, nos expuso la importancia de contar con un correcto sistema visual que permita al niño realizar todas las funciones visuales necesarias para poder realizar con éxito sus tareas escolares.
Como experto que es en ambliopía y estrabismo, mostró vídeos de casos clínicos con su positiva evolución gracias a la terapia visual. También novedosos programas de diagnóstico y tratamiento que se aplican de forma lúdica y divertida para los niños, algunos incluso en 3D como pudimos comprobar los asistentes.
Hizo hincapié en diferentes signos que deberían alertar a psicólogos, pedagogos, logopedas, maestros y padres sobre posibles trastornos visuales que no son comúnmente diagnosticados por profesionales de la medicina puesto que su campo es la salud y no el aprendizaje escolar.
Entre otras muchas cuestiones, recalcó la importancia de tener en cuenta que la plasticidad cerebral existe toda la vida. Y que si bien, no es tan marcada como en la infancia, sigue presente en todas las edades, pudiéndose beneficiar todo el mundo de los avances aportados por la terapia visual.


Ana María Madrigal presentó una entretenida ponencia sobre la incidencia de la audición en el aprendizaje del niño.
Comenzó explicando que el cerebro es como un coche, que independientemente de la potencia o calidad de su motor, depende de sus cuatro ruedas para cumplir su función. Estas cuatro ruedas son especialmente importantes en todo lo relacionado con el aprendizaje escolar y representan el sistema auditivo, el sistema visual, el sistema motriz y el estado biológico en el que se encuentra el niño.
Explicó la importancia del buen desarrollo de los sentidos para que el cerebro reciba la información correcta y pueda procesarla de forma que luego emita una respuesta eficaz para cada situación. Y nos brindó ejemplos prácticos de las dificultades y el malestar que pueden causar en todos nosotros las distorsiones auditivas. Porque no es lo mismo “oír” que “oír bien”.
Al igual que ocurre con la visión, también existen opciones terapéuticas para la reeducación de la audición, logrando con ello no solamente mejoras en el rendimiento académicos, sino también a nivel emocional.


Eva Bartolomé es experta en la Terapia de Movimiento Rítmico (BRMT, más conocida por TMR).
Nos describió qué son y para qué sirven los reflejos primitivos. Cómo su presencia es necesaria en el bebé ya antes de su nacimiento y cómo los reflejos primitivos tienen la misión de asegurar su supervivencia y de llevarle de una etapa del desarrollo a la siguiente. Cómo gracias a las acciones motrices que provocan se crea el cableado cerebral necesario para la maduración de áreas cerebrales primitivas, que a su vez estimulan y permiten que maduren áreas cerebrales más sofisticadas.
Pero que estos reflejos primitivos, una vez que han cumplido la función para la cual existen, deben descansar y dejar paso a reflejos posturales con los cuales convivimos toda la vida. La presencia de reflejos primitivos activos pasado su tiempo de acción, indica una inmadurez que puede entorpecer el funcionamiento del niño en todas las áreas de su desarrollo.
Nos habló de la Terapia de Movimiento Rítmico, y cómo con ella pueden inhibirse reflejos primitivos activos y ofrecer de este modo una segunda oportunidad al cerebro de lograr la maduración deseada.


Al finalizar las ponencias hubo una presentación de la Asociación Laztana para aquellos que aún no nos conocían bien. Y tras esta breve presentación, contamos con una interesantísima mesa redonda en la que se plantearon y solucionaron dudas y se expusieron emocionantes testimonios de niños de nuestra asociación que van avanzando en su camino hacia la solución definitiva de sus dificultades.


Rosina Uriarte

miércoles, 17 de junio de 2015

DALE LA MEJOR BIENVENIDA A TU BEBÉ


Muchas personas no conocen la diferencia entre los términos “parto” y “nacimiento”, englobando ambos como un único concepto. Pero hay una gran diferencia si tenemos en cuenta que el parto es la experiencia vivida por la mujer y el nacimiento lo que vive el niño. Evidentemente, son experiencias muy distintas dentro de un único momento inolvidable para ambos.

Pero, ¿te has planteado alguna vez qué supone el nacimiento para el bebé? ¿Qué siente en el momento en el que abandona su hogar, el único lugar conocido para él hasta ese momento, para entrar en el mundo que habitamos todos los nacidos?

Por supuesto que, siendo un momento tan trascendental, probablemente el más importante de nuestras vidas, suponga para el bebé una vorágine de sensaciones. Pero, pongámonos en su lugar para intentar imaginarlo y de esta forma poder acercarnos a brindarle el nacimiento más cómodo y beneficioso para él.

Empecemos por el entorno en el que se desarrolla el proceso del parto (¡y el nacimiento!)…

En abril, del 2011, se publicó un artículo titulado “Cómo influye el espacio físico en el proceso del parto”, en el blog de El Parto Es Nuestro:

El artículo iba acompañado de estas dos fotografías mostrando dos salas de parto en dos hospitales públicos diferentes, en el año 2010.
Decía lo siguiente:
Todos entendemos lo que significa un restaurante con un ambiente acogedor: luces tenues, confort acústico, decoración agradable, materiales cálidos, etc.

En el caso del parto, la atmósfera a conseguir es la tranquila, suave, agradable, en la que se pueda desarrollar sin interferencias un acto íntimo y sagrado, como es el nacimiento de un bebé, y el parto de la madre. Nuestros hospitales, en los que se producen la gran mayoría de los partos en España, resuelven de la misma manera los espacios de maternidad que los de hemodiálisis o neurocirugía, es decir, suelen ser espacios que resuelven bien problemas como la accesibilidad de los profesionales, la máxima iluminación que requieren las intervenciones estándar, y los materiales que resultan “hospitalariamente aceptables”: mucho acero inoxidable, mucho vidrio, mucho azulejo. El cambio necesario es el de entender que el proceso que se produce en un parto y un nacimiento es un proceso saludable, que la madre es una mujer sana, que se enfrenta a un proceso sano, y por tanto, los condicionantes deben también tener en cuenta estas premisas. Ante todo una mujer de parto se tiene que relajar para poder dilatar, para abrirse literalmente, y esto requiere de un ambiente adecuado.

Junto a tu comodidad y seguridad, busquemos lo mismo también, y sobre todo, para el bebé. Aportando todo lo que esté a nuestro alcance para darle la bienvenida más cálida y confortable posible.


Para ponernos “en la piel” del bebé por nacer, recordemos que toda la información que entra en el sistema nervioso lo hace a través de los sentidos. Repasemos éstos uno a uno para comprender la trascendencia de este momento sagrado del nacimiento.

Ya que hemos mencionado la piel, empecemos por el tacto. Imaginemos qué siente el bebé cuando aún está en el útero, qué sensaciones táctiles tiene… Calor, suavidad al estar en contacto con el líquido amniótico y el cuerpo de mamá. Jamás ha experimentado un cambio de temperatura, un entorno seco, ni el contacto con superficies lisas, duras e inertes. Durante nueve meses, es poco probable que haya sentido dolor o incomodidad a través de su piel.

Pero este universo de sensaciones táctiles placenteras que él conoce bien, desaparece de golpe al salir por el canal del parto. Lo más natural y beneficioso para el bebé es permitirle habitar inmediatamente el lugar más parecido al vientre materno: el cuerpo de su madre en contacto piel con piel.

Los procedimientos que deban efectuarse al bebé recién nacido, se realizan ya en muchos hospitales con el niño sobre el pecho de mamá. Cuidados como la identificación del recién nacido y el test de APGAR son posibles en este contexto de piel con piel, y el resto de los procedimientos como la medición de peso, talla y perímetro craneal, podrán llevarse a cabo más tarde, respetando la “hora sagrada” de unión y vinculación con el bebé tras nacer.

Afortunadamente, son muy pocos los casos en los que un recién nacido no pueda estar piel con piel con su madre.

Tapando al bebé con una manta o toalla, y estando pegado a tu pecho, podrá mantener una temperatura adecuada, lo más parecida a la que ha conocido hasta entonces.

La piel es el órgano de los sentidos más grande de todo el cuerpo, pues lo recubre por completo. Es también una de las fuentes más importantes de información sensorial y tiene un gran impacto en el desarrollo cerebral y el estado emocional. Cuidar las sensaciones táctiles de tu bebé ayudará a que se encuentre más tranquilo y relajado, y de esta forma, pueda desarrollarse plenamente.

Debajo de la piel contamos con sensores en los músculos, tendones y articulaciones que envían información al cerebro sobre nuestro cuerpo. Es el sentido interno llamado “propiocepción”. En el útero, el bebé se encuentra en un espacio confinado que estimula su cuerpo constantemente. Esto es así especialmente en los últimos meses de embarazo debido a su tamaño y es a lo que el niño está acostumbrado cuando llega el momento del nacimiento.

Durante el mismo, el hecho de pasar por un espacio tan reducido y apretado como el canal del parto (en el caso de un parto vaginal), supondrá para el bebé una de las mayores estimulaciones propioceptivas que experimentará jamás, ofreciendo gran cantidad de información a su cerebro y derivando en una abundancia de conexiones neuronales.

Es posible que el trabajo de nacer conlleve cansancio y momentos de angustia y estrés para él, pero la restricción del espacio con la cual ha convivido durante meses, le proporciona tranquilidad y seguridad. Y la falta de esta “contención” al nacer se traduce en una tremenda sensación de inseguridad y desamparo. De nuevo, la experiencia de ser colocado sobre el pecho de mamá, en pleno contacto contigo inmediatamente después de nacer, ayudará al bebé a calmarse de nuevo, encontrando límites que lo cobijen en la inmensidad del espacio al que acaba de llegar.

Nunca sobran los brazos y los abrazos para un niño recién nacido, tampoco lo harán después…

Junto al propioceptivo, contamos con otro sentido interno muy importante: el sentido vestibular. Éste se ocupa de enviar información al cerebro de la posición del cuerpo. Se encuentra alojado en el oído interno y nos ayuda a mantener la postura y a luchar contra la fuerza de la gravedad, por lo que nuestro equilibrio depende de él directamente. Es uno de los primeros sentidos en entrar en funcionamiento en el útero materno y está completamente mielinizado en el nacimiento. Esto significa que el bebé nace con un sentido vestibular ya maduro gracias a las experiencias que ha tenido con su propio movimiento, pero también gracias a la estimulación que han supuesto tus movimientos, mamá.

Durante nueve meses se ha entrenado como un buen gimnasta, ensayando movimientos con todo su cuerpo, aprovechando especialmente los ratos en los que tú buscabas tranquilidad. En otros, cada vez que te movías, disfrutaba de un plácido vaivén, un mecimiento precursor del que le ofrecerán los brazos cuando haya nacido.

Al nacer se ve sometido por primera vez de forma plena a la fuerza de la gravedad. El bebé se sentirá de repente empujado contra la superficie sobre la que se le coloque y los movimientos que había ensayado durante tantos meses, le resultarán tremendamente difíciles dado el peso que adquiere todo su cuerpo. Son los adultos presentes los que decidirán si el recién nacido ha de experimentar la fuerza de la gravedad contra una superficie dura, fría y sin vida, o sobre la superficie más cálida, suave y familiar que huele a hogar. Esta decisión determinará el lugar que le da la bienvenida al mundo.

Una bienvenida que depende también del hecho de que se le permite acceder a tu cuerpo inmediatamente tras nacer, sin antes zarandearle sin cuidado de un lado para otro. Esto podría suponer una estimulación vestibular aterradora para tu pequeño.

Por suerte, hoy ya no se pone al bebé boca abajo o se le da una palmada en la espalda o una nalgada para que llore. No todos los niños lloran al nacer, algunos se encuentran muy cansados tras el nacimiento o se calman si se les coloca de forma inmediata sobre el cuerpo de mamá.

El bebé nace con un sentido del olfato muy desarrollado. Ha vivido hasta ahora en un ambiente acuoso en el que saboreaba el líquido amniótico con diferentes matices según lo que comías, pero nunca había podido oler tal como lo hacemos nosotros. De un momento para otro, llega a un entorno lleno de olores que no son, precisamente, de lo más agradables en una sala de partos.

Una prueba del buen olfato del recién nacido es su capacidad de arrastrarse hasta el pezón materno cuando le colocan sobre el cuerpo de mamá. Es el olor lo que le guía hacia el alimento (el calostro y la leche materna tienen un sabor parecido al del líquido amniótico). Mamá, por favor no te pongas perfume para el gran acontecimiento del nacimiento de tu bebé, ni lo hagas durante un buen tiempo después tampoco. El bebé necesita que su nuevo “hogar” huela familiar, sea algo conocido que le dé seguridad y le ofrezca el confort que necesita tras una experiencia tan nueva y tremenda como es la de nacer.

Unido a la suavidad, calor y olor del cuerpo materno, lo que mejor reconoce el bebé recién nacido es la voz de mamá. No en vano ha estado escuchándote todos los días durante al menos cinco meses. También ha escuchado otros sonidos como los producidos por tu digestión y tu corazón. Mamá, ponle cerca de tu pecho, hacia el lado izquierdo para que este sonido tan conocido le aporte tranquilidad.

La naturaleza es sabia y hace que el recién nacido nazca con restos de líquido amniótico en sus oídos. Esto lo protege de alguna manera contra los fuertes ruidos fuera del útero. Pero el niño no está acostumbrado a la escucha en un ambiente aéreo y de pronto se verá rodeado de voces y sonidos que le son desconocidos, algunos que incluso pueden asustarle. Cuidar de ofrecerle un espacio silencioso es importante, pero en cualquier caso, es una prioridad permitirle escuchar tu confortadora voz cuanto antes. Háblale y cántale las canciones que cantabas durante tu embarazo, sin duda las reconocerá.

Cuando lo hagas, teniéndole cerca de tu pecho, es muy probable que el niño te mire a los ojos. No siempre ocurre, pero cuando es así, se convierte en una de las experiencias más maravillosas del parto y uno de los más bonitos recuerdos. Tu hijo estará viendo tu cara por primera vez. Si no lo hace en esta ocasión, lo hará en otra en la que abra los ojos para mirarte y dejar bien claro que a partir de ese momento, serás lo que más le interesará observar del mundo.

Tengamos en cuenta que el niño ha vivido hasta ahora en un lugar sin luz. Los científicos han demostrado que la visión del recién nacido está mucho más desarrollada de lo que se creía. Hoy sabemos que ve mucho más que sombras, pero sus ojos han de irse adaptando a un nuevo lugar lleno de luz y estímulos visuales.

El bebé sabe cómo nacer, y salvo en ocasiones excepcionales, no necesita de nadie que gire y tire de su cabecita, ni de un potente foco de luz que lo reciba nada más salir a la vida fuera del útero. Un ambiente de luz tenue sería lo más adecuado para él.

La vida es ya lo bastante dura como para que tengamos que recibir a nuestros hijos con estridentes luces, sonidos, olores, sensaciones frías o dolorosas y movimientos bruscos. Y todo ello lejos de lo único que le garantiza, como a un pequeño cachorrito, su supervivencia: mamá.

Al igual que el único lugar seguro para tu bebé antes de nacer es tu cuerpo, así lo será también después. La adaptación a la vida ha de ser paulatina, muy suave y pensando siempre en su bienestar. Son unos meses, hasta que vaya ganando poco a poco independencia y autonomía. Cuanto más satisfagas sus necesidades de dependencia al principio, más independiente logrará ser en el futuro. Tu cuerpo es lo que necesita para crecer sano y desarrollarse como una personita confiada y feliz.

Rosina Uriarte



lunes, 15 de junio de 2015

CURSO DE MONITORAS DE REFLEXOLOGÍA PODAL INFANTIL, BILBAO 2015



Ángeles no sólo es experta en reflexología podal para niños, sino que lo es también en todo lo 
relacionado con el nacimiento. Firme defensora del nacimiento sin violencia, preside la Plataforma 
pro Derechos del Nacimiento.
Cuando me inscribí en el curso, tenía un doble interés. Por un lado me ofrecía un nuevo enfoque para 
trabajar por el bienestar de los niños, y por otro, respondía a muchas de mis inquietudes con respecto 
al momento clave en el desarrollo de todo ser humano: su nacimiento.
He de decir que ambos intereses fueron cubiertos, incluso con creces pues no creí que pudiera 
apasionarme tanto la reflexología podal.
Y en cuanto a todo lo que rodea al nacimiento, me veo con renovadas fuerzas y seguridad para luchar 
por que se contemple a todos los niveles como el momento sagrado que es, y por las importantes 
repercusiones que tiene en el desarrollo infantil.

Agradezco a Ángeles el enriquecimiento a nivel personal y profesional que ha supuesto el curso para mí. También a mis compañeras, porque gracias a ellas la experiencia ha resultado doblemente positiva y enriquecedora.

Rosina Uriarte

miércoles, 10 de junio de 2015

¿POR QUÉ TANTO MIEDO A LOS TÓXICOS EN LOS NIÑOS?

 

Muchos se preguntarán por qué algunas personas y agrupaciones damos tanta importancia a “lo natural” y por qué tenemos tanto miedo a los productos químicos o a los tóxicos, cuando son algo con lo que convivimos a diario.

Empecemos por considerar algunos datos...

Las alergias afectan a un 30 o 40% de la población mundial según la WAO (World Allergy Organization). En un informe de esta organización se cita lo siguiente: “Es especialmente importante en los niños, en quienes se observa la mayor tendencia de aumento en las últimas décadas.” (http://www.worldallergy.org/UserFiles/file/WWBOA_Executive-Summary_Spanish.pdf)

 La WAO reconoce que la contaminación atmosférica y el aumento de la temperatura, la alimentación y los hábitos de vida influirán en el aumento de las alergias. ¿Pero qué ocurre con el resto de los trastornos?

Intolerancias a alimentos, hipersensibilidades digestivas, cutáneas o respiratorias (intestino irritable, piel atópica, asma, etc.) son otros desórdenes de la salud que están aumentando rápidamente entre la población infantil.

También lo están haciendo los problemas relacionados con el aprendizaje y el comportamiento. Los expertos nos dicen, en el caso del TDA-H (Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad), que “el TDAH es un trastorno en el que intervienen tanto factores genéticos como ambientales” (citado en la página “trastornohiperactividad.com de los laboratorios farmacéuticos Janssen-Cilag S.A. http://trastornohiperactividad.com/que-es-tdah).

Muchos sabemos, también por propia experiencia, que en el TDA-H hay una muy probable predisposición genética. En otros trastornos, incluido el autismo, también parece haber causas relacionadas con factores genéticos, aunque esto no está tan claro como en el caso del TDA-H.

El aumento experimentado por estas disfunciones en el desarrollo infantil ha sido tal en los últimos años, que ya se habla abiertamente de “epidemia” en el caso del autismo y el TDA-H. Otras voces pronuncian la palabra “pandemia” por sus abrumadoras dimensiones.

Pero, ¿no estarán exagerando quienes utilizan estos términos?

Veamos las gráficas que representan la evolución del TDA-H y el autismo para hacernos una idea de la tendencia al alza en ambos trastornos.

El aumento del TDA-H, según el C.D.C. (Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos) y basado en información proveniente del NSHC (National Health Interview Survey), se refleja en el siguiente cuadro:
           
                            

En la gráfica se observa la curva ascendente correspondiente a la incidencia del TDA-H en niños (línea azul), niñas (línea rosa) y ambos grupos (en morado) a lo largo de los años desde 1997 hasta 2012 en Estados Unidos.

Más escalofriantes son las gráficas que nos revelan el dramático aumento de los trastornos del espectro autista. La primera de ellas pertenece a los datos aportados por Autism Speaks, una organización que se dedica a investigar sobre el tema en Estados Unidos (los datos hacen referencia a niños estadounidenses):



Esta curva nos muestra los casos diagnosticados desde 1975 (1 caso entre cada 5.000) hasta el año 2009 (1 caso por cada 110 niños). Tal y como se indica en la gráfica, los cambios en las prácticas de diagnóstico podrían explicar hasta un 25% del aumento observado, pero todavía no se han encontrado las causas del resto, que podría estar influido por los factores ambientales. 

He elegido el gráfico anterior por su claridad, a pesar de que los datos son de hace ya 6 años.

La siguiente estadística es algo más actual, aunque no demasiado (del 2010) y más dura en los resultados. Su fuente es de nuevo el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos):


Vemos el rápido aumento de un año para otro en el número de niños afectados por trastornos del espectro autista: ¡en 2010 ya suponían en Estados Unidos 1 de cada 68 niños!

No contamos con este tipo de información estadística en nuestro país, al menos yo no la he encontrado. Normalmente se traducen y utilizan los datos obtenidos de Estados Unidos. 

Algunos expertos, considerados autores polémicos dentro de la ciencia estadounidense, nos advierten que si las tasas anteriores de crecimiento se mantienen estables, para el año 2025 la mitad de los niños podría sufrir autismo (http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-09-15/en-2025-la-mitad-de-los-ninos-seran-autistas-por-el-glifosato_191835/).

Y observando los datos, podríamos pensar que, polémicos o no, bien podrían tener razón en sus predicciones si no se toman medidas urgentes al respecto.

Pero es difícil, por no decir imposible, actuar cuando no se conoce la causa de un problema. 

Reflexionando sobre todo esto, uno no logra comprender que la causa de tan vertiginoso aumento de casos pueda deberse a factores puramente genéticos (normalmente se necesitan miles de años para observar este tipo de cambios). Por lo que, a la fuerza hemos de darle un protagonismo a los factores ambientales. Es a lo que nos lleva la lógica y el sentido común. 

El CREAL (Centro de investigación en epidemiología ambiental) lideró en octubre de 2014 unas jornadas en las que neurocientíficos, neurólogos, neuropsicólogos, psiquiatras y neuroepidemiólogos de todo el mundo debatieron sobre los efectos que los tóxicos ejercen sobre la salud humana y concretamente en el desarrollo del cerebro, desde la gestación hasta la adolescencia. 

La noticia fue publicada por Europa Press y decía textualmente: “Los elementos medioambientales afectan al coeficiente intelectual del niño… afectando a grupos extremos: el número de niños con problemas de aprendizaje puede aumentar hasta un 50% y los superdotados descender un 57%.” 
(http://www.infosalus.com/actualidad/noticia-identifican-214-toxicos-perjudiciales-desarrollo-cerebral-ninos-adolescentes-20141017131046.html)

En febrero de 2014 se publicó en The Lancet un artículo del cual se hizo eco El Mundo (http://www.elmundo.es/salud/2014/02/15/52fe73baca4741ef018b4575.html). En él se decía que “estamos rodeados de químicos industriales que ponen en peligro el desarrollo neurológico de los niños, desde que estos se están gestando en el útero… Se trata de sustancias que no son difíciles de encontrar, que pueden estar presentes en el agua e incluso, advierten, en los juguetes de los niños.”. 

No podemos escapar del entorno envenenado en el que vivimos. Los tóxicos nos invaden desde el mismo momento de la concepción. La doctora Rosella Mazzuka,  médico cirujano y miembro de la ACAM (Sociedad Americana para el Avance de la Medicina) nos ofrece los siguientes datos en uno de sus webinars (https://vimeo.com/96732766):


Los niños nacen hoy con una importante carga tóxica. Debido al alto índice de cesáreas practicadas en nuestro país (hasta un 25%, siendo la recomendación de la OMS reducirlas a un 15 o 10%) una cuarta parte de los niños se ven privados de las defensas que suponen los microorganismos maternos que invaden al bebé al pasar por el canal del parto (vaginal). Los bebés de cesárea entran en contacto directamente con los microorganismos que habitan el quirófano y comienzan la vida con un sistema inmunológico que podría no estar en las condiciones más deseadas. 

Luego será la lactancia materna otro medio que reforzará el sistema inmune. 

Muy tempranamente (gracias al parto y a la lactancia materna), se forma la inmunidad principal con la que conviviremos a lo largo de toda nuestra vida. Y es precisamente en estos primeros momentos, desde el mismo día del nacimiento, cuando al niño se le expone a una gran variedad de organismos patógenos y metales pesados altamente tóxicos contenidos en las vacunas. Esto se añade en muchos casos a antibióticos y otros medicamentos que dañarán la flora intestinal, dejando al niño más expuesto a estos elementos y haciendo que en lugar de poder eliminarlos, los absorba y acumule en su organismo.

Lo esperado es que los metales pesados y productos químicos sean excretados y no afecten al niño a largo plazo. Pero al parecer, mientras algunos sistemas son más fuertes y pueden con todo esto, otros simplemente no lo son. “Hay que recalcar que la tolerancia del organismo hacia un compuesto tóxico varía entre diferentes grupos de individuos e incluso entre distintos individuos entre sí, pertenecientes a una misma identidad grupal.”(http://www4.ujaen.es/~ajmoya/material_docente/Tema1.pdf)

La doctora Lenny González es gastroenteróloga y experta en autismo, y nos dice que “El autismo no es solamente un trastorno mental o psiquiátrico, sino una enfermedad multifactorial con cierta predisposición genética y con múltiples órganos afectados. Es una enfermedad biológica. Afecta primero al sistema digestivo, el sistema inmune, y el sistema metabólico principalmente. Hay una inflamación del sistema nervioso central y lleva al daño cerebral con consecuencias como los síntomas del autismo.” (https://vimeo.com/79936139)

González encontró, en dos estudios realizados, que del 70 al 80% de los niños con autismo tenían problemas gastrointestinales. (https://realagenda.wordpress.com/2011/03/28/gastrointestinal-pathology-in-autism-spectrum-disorders/)

No se ha podido demostrar científicamente la relación de ninguno de los trastornos mencionados con la exposición a los tóxicos. 

Uno de los grandes escollos a salvar para poder demostrar que existe una relación entre la exposición a los tóxicos y los trastornos en el desarrollo, es que contamos con evidencias científicas de los efectos a corto plazo de cada producto químico y metal pesado por separado. Para poder establecer la correlación, sería necesario investigar los efectos combinados de múltiples tóxicos actuando en conjunto y acumulándose en el organismo a lo largo del tiempo. Un gran reto para la ciencia, que se hace cada día más necesario.

“Muy pocos productos químicos han sido regulados como consecuencia de su neurotoxicidad en el desarrollo”, declara el estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (HSPH) y la Escuela de Medicina de Icahn en Monte Sinaí, ambas instituciones en Estados Unidos. (http://www.abc.es/salud/noticias/20140215/abci-productos-quimicos-trastornos-ninos-201402142010.html)

Toda la toxicología reguladora del mundo occidental está basada en el análisis del riesgo individual para cada compuesto”, asegura Nicolás Olea, profesor de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada y experto en el impacto de los productos tóxicos en la salud. “El hecho de que las dosis sean bajas le dan una enorme tranquilidad a la administración. Dicen que todo está bajo control porque los niveles son bajos, pero ¿cuántos niveles bajos hacen un nivel alto?”, se pregunta. (http://www.efeverde.com/noticias/el-coctel-toxico-de-cada-dia-sigue-sin-ser-regulado/).Y lo mismo nos preguntamos todos.

No se trata de ir ahora en contra de todos los avances de la técnica, la ciencia y la salud. No existe una sola causa a la cual culpar, sino un conjunto de muchas posibles causas. No hemos mencionado los tóxicos en nuestros alimentos, la manipulación genética de los mismos, el aire que respiramos, el agua que bebemos, los materiales con los que convivimos en el hogar y los que vestimos…, la exposición a contaminación electromagnética, pesticidas, fertilizantes… y un largo etcétera que se han convertido en algo cotidiano.

Tampoco se trata de rasgarnos las vestiduras y llenarnos de malos augurios. Existen vías de ayuda para los niños afectados por esta situación. Es posible actuar en cada caso y lograr importantes avances. Sin embargo, ¡cuánto mejor sería poder prevenir!

Necesitaba escribir este artículo para que el mundo pueda entender por qué le damos tanta importancia a la exposición de nuestros niños a los productos químicos y a los metales pesados. No se trata de una simple moda sin sentido, sino de una enorme preocupación por lo que estamos observando que ocurre cada día con más fuerza. Y esto es fácil de ver para quienes trabajamos con niños y llevamos años haciéndolo, pues vemos cómo con el tiempo van surgiendo más y más casos que necesitan ayuda.

El hecho de ser más consciente de todo esto, nos pone a todos en una situación difícil. Especialmente a los padres que se plantean tomar decisiones y elegir las mejores opciones para sus hijos (las que ellos consideran que son las mejores, claro), aun sabiendo los riesgos que conlleva el tomar una decisión u otra.

Pero lo verdaderamente necesario es que quienes tienen el poder y la capacidad de poder actuar ante esta situación, tomen conciencia de la misma primero.

El Dr. Philippe Grandjean es uno de los autores del estudio anterior de la HSPH y uno de los más reconocidos científicos que investigan el efecto de los contaminantes químicos en la salud. Hizo las siguientes declaraciones al periódico El Mundo:

 "Sé que suena escalofriante, pero tenemos maneras de hacer algo al respecto. En primer lugar, debemos estar de acuerdo en que el cerebro de las siguientes generaciones debe ser protegido lo mejor que podamos. Ya tenemos métodos para determinar si una sustancia química puede dañar el cerebro y lo que tenemos que hacer es usarlos y actuar según la información que obtengamos. Si no lo hacemos, creo que esta generación venidera tendrá un buen motivo para no perdonarnos".

Rosina Uriarte

jueves, 4 de junio de 2015

ADOLESCENTE DE 14 AÑOS CON OJO VAGO POR MIOPÍA ALTA

Publicado en "Visión y aprendizaje"


Testimonio - Adolescente de 14 años con OJO VAGO por miopía alta. La terapia visual también funciona a esta edad.



A Jaime trataron de ayudarle con parche con 5 años para recuperar el ojo que tenía 13 dioptrías de miopía. La diferencia era tan grande que le dijeron que realmente nunca llegaría a usar ese ojo y desistienron de seguir ningún tratamiento.

Pero casi 10 años después, los padres de Jaime, no dándose por venicidos de que su hijo nunca llegara a utilizar ese ojo, vieron una ventana abierta al conocernos a través de una recomendación.

Siempre se ha dicho que hay una "período crítico" para la estimulación (hasta los 6-8 años de edad), donde el cerebro es más plástico y se pueden conseguir mejoras, y que pasada esa edad, dichas mejoras son más complicadas de lograr e incluso imposibles. Jaime demuestra que no es así, y que pasados los 8 años se sigue estimulando el cerebro. Sólo hay que saber hacerlo. El parche no es la solución.
__________________________

Hola, somos Isabel y Juan Carlos, los padres de Jaime y vamos a contar la experiencia de nuestro hijo con Rosa y Estíbaliz.

A diferencia de la mayoría de los niños pequeños que se ven en la consulta, nuestro hijo comenzó la terapia en plena adolescencia, con 14 años, ahora que tiene 16 y 1,80 de estatura desentona en la sala de espera rodeado de juguetes y cuentos infantiles.
Jaime tiene una miopía altísima en su ojo derecho, debido a ello él, desde que nació, usó sólo su ojo izquierdo con el que sí veía perfectamente y su ojo derecho quedó totalmente vago, prácticamente inutilizado.

Cuando detectamos el problema, a los 5 años, el primer oftalmólogo al que lo llevamos prácticamente nos dijo que trabajaríamos un poco el ojo derecho pero que había muy poco que hacer, que era mayor para recuperarlo y que con la diferencia de graduación tan grande que tenía entre los dos ojos era imposible que pudiera llegar a usar el ojo derecho. No quisimos aceptar esto y acudimos a otra consulta, aquí también dijeron que era muy difícil la recuperación del ojo pero que trabajarían todo lo posible para que alcanzara la máxima agudeza visual posible. Jaime estuvo varios años llevando un parche en el ojo izquierdo (su ojo bueno) y llegó a desarrollar una agudeza próxima al 60% en el ojo derecho, pero nunca vio con los dos ojos. En este punto nos dijeron que había alcanzado el tope de recuperación y que seguiría viendo sólo con su ojo izquierdo, pues ya era imposible que pudiera utilizar los dos ojos a la vez sin que el ojo derecho estorbara al izquierdo.

 Mientras, Jaime tenía dificultades en el colegio, sobre todo en lo relacionado con la lectura (muy lenta), escritura y ortografía. Tardaba muchísimo en estudiar cualquier cosa, le era muy complicado localizar partes de textos… Daba la sensación de que no había aprendido a leer de forma correcta y esto le entorpecía en todo lo demás. Según crecía estas dificultades se iban acentuando y pasaba horas y horas de trabajo sin obtener unos resultados en consonancia.

En tercero de la ESO, una amiga cuyo hijo iba a la consulta de Rosa nos la recomendó, así que pedimos hora y tras la primera cita decidimos ponernos en sus manos. Rosa nos explicó que las dificultades en los estudios de Jaime se debían a sus problemas de visión y a la lateralidad cruzada que tenía debido a que su ojo dominante (izquierdo, por necesidad) no coincidía con su mano dominante (derecha) y que podía trabajarse para optimizar el funcionamiento de los dos ojos, tanto de forma separada como conjunta. Así que hemos estado casi dos años trabajando con Jaime, con consultas con Rosa y Estíbaliz cada 3 semanas y ejercicios en casa que nos llevaban casi una hora 5 días a la semana.

Jaime ahora lleva lentilla en su ojo derecho, antes, aunque lo habíamos intentado él se negaba, porque le distorsionaba y molestaba y no veía ninguna ventaja. Todavía no es capaz de fusionar las imágenes (aunque seguimos trabajando en ello), pero sí hemos notado que es menos lento, que ha sido capaz de estudiarse exámenes en un tiempo que antes era imposible, que capta mejor los contenidos. Pero sobre todo lo más llamativo es cómo ha desarrollado la agudeza visual de su ojo malo hasta unos niveles prácticamente normales, si él tuviera ahora un problema en el ojo bueno podría llegar a hacer una vida normal, incluso conducir, usando sólo el ojo malo.

En el colegio nos pidieron que le hiciéramos una valoración oficial de la vista en la seguridad social. Cuando fuimos a consulta la oftalmóloga nos dijo que no se podía creer que con la discrepancia tan grande de graduación que tenía en los dos ojos pudiera tener la agudeza visual que tenía, que ellos esos casos los dan prácticamente por perdidos, que nos felicitaba y que siguiéramos trabajando así y que si le podíamos decir con quién estábamos trabajando, que tomaba nota del caso y se lo apuntaba porque nunca había visto nada igual. Por supuesto que le dimos el nombre de Consciencia Visual.

Desde luego salimos de la consulta con la certeza y satisfacción de que todos los esfuerzos habían sido bien empleados, lo que sentimos es no haber empezado mucho antes. Es difícil valorar las repercusiones que puede seguir teniendo en la forma de estudiar, antes trabajaba mucho y no le cundía, ahora está más vago, sigue teniendo una mala comprensión lectora y ortografía, pero sí hemos notado que ahora es capaz de estudiar más cantidad en menos tiempo. Necesita aprender a organizarse y estudiar más a diario pero eso son ya otros problemas…

Lo que nos da mucha pena es que estas terapias sean tan desconocidas, que los oftalmólogos no nos remitan a ellas y que den los casos por perdidos. Por nuestra parte prometemos hacer toda la publicidad posible.
___________________________


Un caso que era perdido para los oftalmólogos con tan solo 5 años, y con 16 años ahora, no sólo ha aprendido a ver con ese ojo, sino que además a nivel grueso ambos ojos consiguen trabajar juntos sin que el ojo vago le entorpezca, ni su cerebro suprima su imagen. Y aún, actualmente, no cesan en su empeño, padres e hijo, y siguen trabajando por una visión mejor.

Estos padres eran MUY disciplinados y hacían todo lo que les decíamos. Un esfuerzo cuya recompensa les ha mereciso la pena :) Bien por vosotros!!
Rosa M. García Hdez

martes, 26 de mayo de 2015

NEUROEDUCACIÓN, ¿CÓMO APRENDEMOS?

La Neuroeducación es el resultado dentro del campo del aprendizaje de los enormes avances en el estudio del funcionamiento del cerebro, y pone patas arriba nuestros modelos educativos porque son “anti-aprendizaje”.  No es extraño que haya tanto fracaso escolar.

NeuroeducacionEn el estudio de Cristina Sáez, “Neuroeducación: Educar con Cerebro” se dice que

“La Neuroeducación formaría parte de un movimiento internacional de científicos y educadores que pretenden aplicar en la escuela los descubrimientos sobre el cerebro, con el propósito de ayudar a aprender y enseñar mejor.”
Francisco Mora, doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense, publicó en 2013 Neuroeducación, del que se dice que es un libro que destruye mitos y crea las bases para entender mejor los complejos procesos de aprendizaje desde los mecanismos cerebrales.
Mora rastrea los ingredientes de la educación, analizándolos por separado, pero hay uno que resulta esencial en el proceso de aprendizaje: “La emoción, sin duda. Sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que te dice algo nuevo, que significa algo, que sobresale del entorno. Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.
“El binomio emoción-cognición es indisoluble, intrínseco al diseño anatómico y funcional del cerebro”
En el artículo “Aprender y memorizar moldea nuestro cerebro“, Francisco Mora explica la `biología del aprendizaje¨.
– ¿Qué parte del cerebro registra el proceso educativo?

– Sin duda, la corteza cerebral. Y en ella de modo destacado la corteza prefrontal, la parte más anterior del cerebro.
– ¿Podríamos hablar en estos momentos de biología de la educación?
– Sí, claramente, porque la educación se refleja en cambios moleculares y neuronales en el interior del cerebro. Y eso también es biología.
Expresamente además ya se refleja así en artículos publicados en revistas científicas del prestigio de Science.
– Hablemos entonces de evolución. ¿Nos “enseña” algo nuestro pasado a la hora de comprender los procesos de aprendizaje en el laberinto cerebral?
– Nos enseña que este es un proceso tan básico para la supervivencia del individuo como lo puede ser beber, comer o la sexualidad. Aprender y memorizar constantemente es vital para todo ser vivo. Sin todo eso se muere muy pronto. Y muchas más cosas que se refieren a los códigos que traemos en nuestros cerebros construidos a través de la evolución y que se reproducen durante el proceso ontogénico de cada ser humano.
– Usted llega a definir el cerebro como un “plástico” que se transforma a lo largo de todo el arco vital…
– Sí, en su sentido original etimológico griego de “modelar” o cambiar de forma. La neurociencia tiene ya evidencias sólidas de que el cerebro cambia a todo lo largo del arco vital humano y que de hecho aprender y memorizar es en su esencia un instrumento con el que cada uno modela constantemente su cerebro: recambio y sinapsis nuevas, otras neuronas, receptores de neurotransmisores que aumentan o se pierden y una larga lista de procesos neurobiológicos.
Viene muy a cuento la frase de Ramón y Cajal en la que señalaba que cada hombre es el escultor de su cerebro. Al mencionar lo del arco vital hay que recordar que no es lo mismo la plasticidad del niño de tres años que la plasticidad de una persona de ochenta.   
Mora también derriba “neuromitos”, como la idea que se tiene que antes de los tres años es muy bueno “inundar” a los niños de conocimientos para que así sean más listos,
“Lo que se ignora – sentencia – es que en esos primeros años no se aprenden conceptos abstractos sino que se adquiere un mundo sensorial y motor a través de ese maravilloso instrumento inventado por la naturaleza que se llama juego”
En el artículo “Sin Emociones no puede haber atención, aprendizaje ni memoria” se destaca algo muy importante de los hallazgos de este científico: se ha perdido la alegría del aprendizaje, la sorpresa.
“Los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”.
“La atención, ventana del conocimiento, despierta cuando hay algo nuevo en el entorno. Ese ‘algo nuevo’ apela, como hace millones de años, a la supervivencia como último significado … La atención nace de algo que puede significar recompensa (placer) o castigo (peligro) y que por tanto tiene que ver con nuestra propia vida … Pero con el devenir evolutivo y la propia civilización, aprender y memorizar son mecanismos que los hemos llevado a unos niveles tan abstractos y de tan alto calado social que escapan y se han venido alejando de las raíces inviolables, genéticas y evolutivas, de aquella alegría que en su origen significó verdaderamente aprender y memorizar”.
Muy bueno el artículo de Cristina Sáez, “Neuroeducación: Educar con Cerebro“, donde afirma que ésta es la era de la neuroeducación.
Sáez incorpora el trabajo de diferentes científicos que han trabajado en este campo, Francisco Mora entre ellos.
Es interesante el concepto de “ventanas” que defiende la Neuroeducación.  Mora lo define como “periodos críticos en los que un aprendizaje se ve más favorecido que otro”.
Así, por ejemplo, para aprender a hablar la “ventana” se abre al nacer y se cierra a los siete años, aproximadamente. Eso no quiere decir que pasada esa edad el niño no pueda adquirir el lenguaje, porque gracias  a la plasticidad del cerebro, lo conseguirá aunque le cueste mucho más, pero, asegura Mora, nunca adquirirá el dominio de la lengua que tiene un niño que aprendió a hablar de los 0 a los 3 años.
El hallazgo de la existencia de periodos de aprendizaje hace que las escuelas deban replantearse el modelo educativo.
Para David Bueno, “hasta los 10 o 12 años, el cerebro tiene una ventana específica para aprender aptitudes, para manejar información, para razonar. Tal vez esa etapa sea el momento de potenciar la comprensión de un texto; que aprendan a razonar de forma matemática, en lugar de memorizar mucho contenido.  En definitiva, trabajar aquellas habilidades que después conformarán un cerebro con ganas de aprender cosas nuevas”.
En algunos casos, el sistema educativo actual choca contra esas “ventanas” cerebrales. Por ejemplo, cuando los niños son muy pequeños, tenerlos sentados en una clase, quietos, “sabemos que influye negativamente en su cerebro”, alerta Jaime Romano.
… En los actuales programas de educación, la forma en que se intenta enseñar a los adolescentes está totalmente en contra de los códigos del cerebro. A esta edad comienza la enseñanza de materias como Biología, Química, Física, que deben aprender de manera racional.  Sin embargo, el cerebro de los adolescentes es plenamente emocional…
…También habría que considerar los horarios. Al entrar en la adolescencia, el cerebro retrasa la hora de ir a dormir y también de despertarse. En contraposición, en esa etapa muchos centros educativos adelantan la hora de entrada de los chicos. “Se deberían adaptar los ritmos escolares a los biológicos”, destaca Bueno. Tampoco es necesario que estén tantas horas en clase. Si fueran más vivenciales, afirman los expertos, podría impartirse más conocimiento en menos tiempo.
… “Muchas veces formamos a las personas para que sean grandes profesionales, pero nos olvidamos de que antes tienen que ser personas. Y eso también quiere decir aprender a disfrutar de su tiempo libre”, considera David Bueno.  Sabemos que no hay cerebro cognitivo que no haya sido filtrado por el cerebro emocional. 
El artículo “Neuroeducación: estrategias basadas en el funcionamiento del cerebro“, ofrece ocho estrategias fundamentales basadas en el funcionamiento del cerebro y que se consideran imprescindibles en la práctica educativa.  Se aportan sugerencias prácticas y se ha seleccionado un artículo de investigación relevante en cada una de estas estrategias.  Estas ocho estrategias son:

1.     Nuestro cerebro cambia y es único
2.     Las emociones sí importan
3.     La novedad alimenta la atención
4.     El ejercicio físico mejora el aprendizaje
5.     La práctica continua permite progresar
6.     El juego nos abre las puertas del mundo
7.     El arte mejora el cerebro
8.     Somos seres sociales
Y a modo de conclusión final se destaca lo siguiente,
…hemos de erradicar la enseñanza centrada en la transmisión de una serie de conceptos abstractos y descontextualizados que no tienen ninguna aplicación práctica. Nuestros alumnos han de aprender a aprender y la escuela ha de facilitar la adquisición de una serie de habilidades útiles que permitan resolver los problemas que nos plantee la vida cotidiana: un aprendizaje para la vida. Y para ello se requiere inteligencia principalmente socioemocional.
Y la Neuroeducación ha llevado a la Neurodidáctica.


Es apasionante el mundo de la Neuroeducación y así me sumo a la afirmación de Fernando Mora,
“Los profesores tienen que ser la joya de la corona de un país, porque sobre sus espaldas recae una enorme responsabilidad. Tienen que estar muy formados y conseguir que los niños se sientan realmente entusiasmados por lo que aprenden. Porque esa es la base para crear no solo ciudadanos cultos, sino también honestos y libres”.

jueves, 21 de mayo de 2015

DESARROLLO INFANTIL, LOS PRIMEROS AÑOS PARA TODA LA VIDA

Desarrollo Infantil
PUBLICADO EN "ERESDECASTRO.COM"

Cuando pensamos en el “desarrollo infantil”, tendemos a visualizar el crecimiento del niño… el crecimiento de su cuerpo, sano y fuerte. Pero la realidad es que implica mucho más. El desarrollo infantil hace referencia muy especialmente al crecimiento y maduración de una parte del cuerpo: el cerebro.
Esta parte también crece físicamente. Esto podemos observarlo claramente durante los primeros años de vida, en los que el perímetro craneal del niño aumenta visiblemente desde el nacimiento hasta los seis años. A esta edad el cerebro del niño pesa ya el 90% del peso del cerebro adulto.
Es el desarrollo y crecimiento del cerebro el que determinará sus destrezas y habilidades y es el desarrollo al que debemos dedicarle nuestra atención una vez que el cuerpo está atendido.
Realmente requiere atención porque el desarrollo del cerebro no se produce por una orden dada por la naturaleza, no sucede porque esté programado para desarrollarse. El cerebro solamente crece y se fortalece si se utiliza, igual que ocurre con los músculos.
El cerebro del bebé nace con una cantidad inmensa de células cerebrales, las neuronas, esperando comunicarse entre sí y formar una intrincada red de conexiones entre unas y otras.
Las neuronas solamente formarán circuitos y redes neuronales si son activadas. Y esto se logra con los estímulos que recibe el niño, con la actividad de su propio cuerpo y con todas las experiencias que viva. Las neuronas y los circuitos que no se utilicen lo suficiente, morirán y no podrán recuperarse. Suele decirse que nuestro cerebro se rige por un principio: “úsalo o piérdelo para siempre”.
El desarrollo del niño comienza en el preciso momento de la concepción y no termina hasta pasada la adolescencia y la llegada a la adultez. Sin embargo, existe un período en el que el crecimiento y la maduración cerebrales se producen con una intensidad y a un ritmo vertiginoso no comparable con ningún otro momento de la vida. Este período que nos interesa especialmente está comprendido entre la gestación y la llegada del niño a la escuela primaria, momento en el cual debe contar éste con las herramientas neurológicas que le permitan tener éxito en el aprendizaje escolar. Debe haber creado un buen entramado de conexiones y circuitos neuronales por los que pueda viajar rápida y eficazmente la mayor cantidad de información posible. Esto le proporcionará la capacidad de funcionar fácil y eficazmente en la escuela y en su relación con los demás.
A los seis años, el niño ha completado la fase en la cual su cerebro es más plástico y se producen más conexiones neuronales. Cuenta ya con las destrezas humanas básicas que necesitará a lo largo de toda su vida y su cerebro ha creado ya la mayor parte de circuitos o redes neuronales que utilizará en un futuro (recordemos que ya pesa el 90 % del peso total de un cerebro adulto, lo que quiere decir que cuenta ya casi con la totalidad de su estructura final).
A partir de esta edad funcionará usando de diferentes maneras los circuitos neurológicos con los que cuenta, los que ha creado ya. Es por este motivo que el período comprendido entre la concepción y los seis años es vital y determina todo el desarrollo posterior.
Podemos los padres y adultos que convivimos con los niños pequeños, fomentar un buen desarrollo ofreciendo al niño estímulos adecuados y experiencias enriquecedoras. Permitiéndole experimentar con su cuerpo y con todo lo que le rodea.
La doctora en Neurociencia, María Jesús López Juez, explica la maduración del Sistema Nervioso Central como “el resultado de la interacción entre tres componentes: el propio cerebro del niño, la herencia genética, y el medio ambiente o entorno en el cual se producirá su desarrollo.”
Esto significa que no es suficiente con nacer con un cerebro “inteligente”, sino que se necesitan los estímulos que llegan del entorno para que esa inteligencia se manifieste. El doctor Francisco Kovacs dice que “más importante que el número total de neuronas que existen en el cerebro es el número de conexiones que las interrelacionan.” Y es de esto de lo que trata principalmente el desarrollo: de la creación de conexiones neuronales que a través de la repetición darán lugar a los circuitos neuronales necesarios para la ejecución de todas las funciones cerebrales.
El desarrollo no es un proceso que resulta del azar, tampoco depende totalmente de un programa biológico establecido. El desarrollo se produce gracias a la combinación de lo aportado por la genética, de la programación cerebral dada por la naturaleza y de la actuación del entorno en el que vive el niño.
Por esto es de vital importancia que cuidemos lo que rodea al niño en sus primeros seis años de vida. Que tengamos en cuenta que todas sus experiencias sentarán las bases de su forma de ser y de funcionar en el futuro.
Rosina Uriarte.

"MANUAL DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA. ESOS PRECIOSOS PRIMEROS AÑOS"
 por Rosina Uriarte Álvarez